Consejos para los riojanos que este año corren el Maratón de Nueva York

tcsnycmarathon1

Actualizado 2021

Faltan pocos días para que regrese el Maratón de Nueva York tras la cancelación en 2020 por la pandemia mundial por COVID-19. La del pasado año no fue la primera vez que se suspendía este maratón, en 2012 el huracán Sandy dejaba importantes daños a su paso por la Gran Manzana obligando al entonces alcalde Michael Bloomberg a suspender un día antes de la carrera el Maratón.

Para conocer un poco más este maratón, repasamos antes sus inicios y algunas de sus anécdotas.

El Maratón de Nueva York se corrió por primera vez en 1970 organizado por Fred Lebow y Vince Chiappetta, presidente y vicepresidente en aquella época del New York Road Runners Club. El evento contó con un presupuesto de 1.000 dólares y para participar había que pagar 1 dólar. Esa primera edición del maratón se corrió enteramente por Central Park. En la carrera participaron 126 corredores y una única corredora. De los 127 participantes llegaron a meta 55, retirándose la única mujer por problemas físicos. El ganador fue Gary Muhrcke con un tiempo de 2h31:38, al que le esperaban en la llegada apenas un centenar de espectadores. Los finishers recibieron como recompensa relojes baratos y trofeos reciclados de béisbol y bolos.

Con motivo del Bicentenario de los Estados Unidos en 1976, la carrera se extendió a toda la ciudad, recorriendo los cinco distritos: Staten Island, Brooklyn, Queens, Bronx y Manhattan. La carrera tuvo tal éxito que, lo que en principio iba a ser el recorrido que se correría solo para esa ocasión, pasó a ser el recorrido habitual hasta nuestros días. Entre los 2.090 participantes que ese año tomaron la salida, estaba Dick Traum, un corredor que se convirtió en el primero en completar un maratón con una pierna ortopédica.

En 1978 la atleta Grete Waitz pulverizó el récord mundial en Nueva York con un tiempo de 2h32:30. Waitz no había corrido nunca antes un maratón, sin embargo no solo lo ganó ese año, sino los dos años siguientes y un total de 9 veces en la Gran Manzana.

En una carrera de esta envergadura no han faltado las anécdotas. La más sonada fue la de la corredora cubana Rosie Ruiz, que en 1979 terminó el maratón de Nueva York con un tiempo de 2h56:29, toda una hazaña para una corredora popular que se había inscrito con la intención de terminarla en más de 4 horas. Su marca en Nueva York le permitía clasificarse para el maratón de Boston de un año después, donde terminaría con un tiempo de 2h31:56, batiendo el récord femenino en Boston. Este tiempo hizo sospechar al ganador de la carrera, Bill Rodgers, cuando la vio llegar sin síntomas de cansancio mientras él, que había llegado 19 minutos antes a meta, todavía estaba recuperándose. A medida que iban llegando el resto de corredores, Rodgers fue preguntándoles si recordaban haber visto durante la carrera a Rosie, con resultado negativo. La organización repasó las fotografías y vídeos de la carrera comprobando que había puntos del recorrido por los que la atleta no había pasado. Rosie fue descalificada declarándose vencedora Jacqueline Gareau, con un tiempo de 2h34:28. Las sospechas entonces se trasladaron a los organizadores del maratón de Nueva York, quienes iniciaron una investigación por si la corredora pudiera haber hecho trampas un año antes en su carrera. Y efectivamente, pudo comprobarse que un tramo del recorrido lo hizo en metro incorporándose a la carrera metros antes de la meta. Desde entonces, recortar el recorrido en una carrera se conoce como hacer un Rosie.

Otra sonada anécdota fue la que protagonizó el corredor, de origen también cubano, Alberto Salazar, en 1981. Salazar había ganado ya el año anterior el maratón de Nueva York, pero en 1981 lo hizo con un tiempo de 2h08:13, batiendo el récord mundial. Sin embargo este récord no fue reconocido cuando el Athletics Congress comprobó que la distancia del recorrido no había sido de 42,195 metros, sino que le faltaban unos 140 metros, lo que hubiese supuesto 27 segundos más. Eso no desanimó a Salazar quien ganaría de nuevo en Nueva York al año siguiente.

En la actualidad el maratón de Nueva York está organizado por la asociación New York Road Runners (NYRR) que cuenta con un presupuesto anual de 83 millones de dólares. Desde 2017 New Balance es el patrocinador oficial del Maratón de Nueva York con un contrato por 10 años de duración por la que la marca deportiva norteamericana pagará a la organización del Maratón más de 3 millones de dólares al año, superando los 2,7 millones que pagaba hasta entonces el anterior patrocinador principal, Asics.

El Maratón de Nueva York es una de las carreras más multitudinarias del mundo. En 2019 53.520 corredores finalizaron la carrera, de los cuales 30.801 eran hombres y 22.719 mujeres, batiendo el récord de corredores en meta y el de participación de mujeres.

La popularidad de este maratón hace que el precio del dorsal sea elevado, 255 dólares para miembros de NYRR, 295 dólares para no miembros y 358 dólares para extranjeros, Las inscripciones se cierren 7 meses antes de la carrera y los participantes se elijan por marca acreditada, por sorteo, corriendo para una organización caritativa o comprando un paquete de viaje+dorsal a una de las agencias autorizadas por la organización (las agencias españolas son Endeavor Travel & Sports, Fernando Pineda Travel Service, Marathinez Tours, Sportravel y Viajes Andromeda).

Muchos han sido los riojanos a lo largo de la historia los que han participado en esta mítica carrera, siendo el pionero Óscar Calvé que corrió el 21 de octubre de 1979, firmando un tiempo de 2h53:27. Otro riojano que ha pasado a la historia de este maratón ha sido Miguel Ferrer, que en 2016 y 2019 fue el primer español en cruzar la meta. En 2016 Ferrer hizo un tiempo de 2h29:12 mejorándolo en casi dos minutos en 2019 con un tiempo de 2h27:15.

Para todos los próximo participantes a este Maratón, hemos recopilado algunos consejos que seguro servirán de ayuda.

El maratón de Nueva York es exigente; no es un recorrido para hacer marcas. Además llegar a la carrera descansado no es fácil: el viaje, el jet lag y las caminatas por nueva York te van a restar energías. Así que en esta carrera olvídate del reloj y disponte a disfrutar de la carrera que motivos vas a tener de sobra.

El dorsal se recoge en el Jacob K. Javits Convention Center con el pasaporte y el email impreso que te envían desde la organización donde viene el número del dorsal. Recoger el dorsal es muy rápido, no hay apenas fila. Después tienes que ir a por la camiseta. Hay varios voluntarios que te prestan camisetas de distintas tallas para que te las pruebes antes de recoger la tuya. Después te pones en la fila de la talla que has elegido y verás que todo va muy fluido también. El resto de la feria es una locura de gente; podrás encontrarte con filas de más de una hora para pagar las compras. Consejo: si quieres comprar la misma ropa oficial del maratón que la de la feria, vete a la tienda de Foot Locker en la calle 34, enfrente de Macy´s; te ahorrarás aglomeraciones.

tcsnycmarathon2

El Maratón de Nueva York es una fiesta para toda la ciudad con una serie de eventos antes y después de la carrera de los que quizás el más importante es el Desfile de Naciones el viernes anterior a la carrera, a las 5:30 de la tarde, un desfile en el que las delegaciones de todos los países desfilan por Central Park representando a su país. El desfile termina con una quema de fuegos artificiales. Muy recomendable.

tcsnycmarathon3

Otro de los eventos es la Cena del Maratón de Nueva York el día anterior a la carrera, también en Central Park. La cena, tipo buffet cuesta 35 dólares por persona. Consejo: El Centro Español La Nacional (calle 14, entre las avenidas 7ª y 8ª, primera planta) organiza el mismo sábado una Pasta Party gratis para los corredores y acompañantes españoles. En este lugar te encontrarás con españoles que viven en Nueva York, que además corren el maratón, y que te van a dar consejos de la carrera. Esta pasta party dura hasta las 3 de la tarde.

tcsnycmarathon4

Si quieres tener un primer contacto con la meta del maratón, apúntate a la carrera Abbott Dash to the Finish Line 5K que comienza en las Naciones Unidas, sigue por la calle 42, sexta avenida y termina en la misma meta que la del maratón. Esta carrera de 5 kilómetros es el día anterior del maratón, a las 8:30 de la mañana. Hace unos años esta carrera era gratuita para los inscritos en el maratón, pero ahora el precio de la inscripción ronda los 50 dólares.

tcsnycmarathon5

Llega el día de la carrera. Tendrás que madrugar. Sólo hay dos formas de llegar a la salida: o a través del Ferry de Staten Island o contratar el servicio de traslado a una de las compañías autorizadas. Si te has inscrito en el maratón a través de una de las agencias autorizadas, el traslado está incluido. Llegar en autobús al punto de salida cuesta alrededor de una hora. Los autobuses suelen partir de Manhattan a las 6 de la mañana.

A la salida no se puede llevar ninguna bolsa que no sea la transparente que te dan cuando recoges el dorsal. En ella sólo podrás llevar básicamente ropa, comida y bebida. Ojo, no podrás llevar ninguna otra bolsa ni mochila (ni mochila de hidratación), tampoco podrás llevar saco de dormir para protegerte del frío mientras esperas a la salida (unas dos horas), ni siquiera palos de selfie.

tcsnycmarathon6

Antes de entrar en Fort Wadsworth, que es un enorme parque en Staten Island donde se concentran todos los corredores y al que no tiene acceso nadie que no sea corredor o de la organización, pasarás por un detector de metales y un registro de todas tus pertenencias. Este parque está dividido en tres áreas marcadas por los colores azul, verde y naranja que corresponden a los tres colores de los dorsales. Instálate en tu área del parque para esperar, acomódate y descansa. En cada área tienes puestos con té, café, chocolate, bagels, bebida isotónica, agua y barritas energéticas sin límite de cantidad y GRATIS. Tienes también a tu disposición médicos y fisioterapeutas por si te surgiera algún problema de última hora. A pesar de haber más de 1.700 baños portátiles suele haber fila para utilizarlos, así que no esperes a última hora.

tcsnycmarathon7

tcsnycmarathon8

La salida es a las 9:40 de la mañana para los corredores no éites y se hace en cuatro oleadas con un espacio de tiempo entre oleada de 25 minutos. Los corredores salen desde su área según el color de dorsal, repartidos en 6 corrales. Tanto el color como la oleada y la letra del corral figura en tu dorsal, así que no hay ninguna duda. La puntualidad es máxima, así que acude a tu corral cuando lo comuniquen por megafonía (lo hacen en español) o tendrás que esperar a la siguiente oleada.

tcsnycmarathon9

La ropa que te sobre para la carrera la podrás dejar en unos contenedores para que sean donados a una ONG. Según la oleada que te toque, un cantante entonará a capela el himno americano o la canción patriótica “God Bless America” tras los cuales sonará un cañonazo que anunciará tu salida. Con la canción “New York, New York” de fondo el speaker irá deseando suerte a los corredores nombrando las nacionalidades. En seguida te pondrás en marcha, primero caminando y cuando estés a pocos metros de la salida podrás empezar a correr.

tcsnycmarathon10

El punto de salida está en uno de los extremos del puente Verrazano por el que cruzarás a Brooklyn. El puente tiene unos 3 kilómetros de longitud y posiblemente sean los 3 kilómetros que más rápidos se te pasen porque vas chutado de adrenalina, vas fresco y las vistas desde el puente son preciosas.

Si te ha tocado un dorsal naranja correrás por la plataforma inferior del Verrazano, pero aun así las vistas siguen siendo espectaculares. El skyline de Manhattan lo tendrás a tu izquierda y si miras hacia abajo, hacia la bahía, verás los barcos saludando a los maratonianos lanzando chorros de agua hacia el cielo, todo un espectáculo. Saborea este momento, has visto un montón de veces en la tele y en fotografías la imagen de los miles de corredores cruzando este puente, y ahora tú eres uno de ellos.

tcsnycmarathon11

tcsnycmarathon12

Una vez que hayas cruzado el puente habrás llegado a Brooklyn y aquí comenzará la animación de público y de más de 100 bandas de rock, rap, góspel, percusión…. Los puentes son los únicos lugares a los que no tiene acceso el público, pero el resto del recorrido lo encontrarás lleno de animación. Más de 1 millón de personas van a estar animando durante todo el recorrido, llamándote por tu nombre (pon tu nombre en un lugar visible de la camiseta), dándote comida y bebida, chocando tu mano (hasta la policía)…

Según tu color de dorsal el recorrido será distinto en los primeros kilómetros por Brooklyn. Del kilómetro 4 al 13 es una recta por Greenwood, el histórico barrio de Brooklyn de casas y edificios bajos. En el kilómetro 16 llegarás a Williamsburg y verás el contraste: mucha gente joven con niños animándote a gritos, y los judíos ultraortodoxos serios y en silencio.

Entre el kilómetro 20 y 21 te vas a encontrar con el segundo puente de la carrera, el Pulaski. Este puente conecta dos barrios y dos distritos: el barrio de Greenpoint en Brooklyn y Long Island City, en Queens. El acceso a este puente es de prolongada ascensión y a pesar de que lleves ya más de medio maratón, no tiene un desnivel excesivo que te haga bajar el ritmo.

Como hemos comentado antes, en los puentes no hay público, así que aprovecha el silencio que por momentos agradecerás y mira a la izquierda para contemplar las vistas de Manhattan. Una vez en Long Island City verás como la cantidad de público se ha multiplicado.

Cuando llegues a Crescent Street tendrás frente a ti el acceso al Queensboro. Prepárate porque este es uno de los momentos críticos: llevas 24 kilómetros y la pendiente pesa. Lo vas a cruzar por el nivel inferior que es como si fueras por un túnel, pero de nuevo a tu izquierda tienes el perfil de Manhattan que puede servirte para distraerte y que muchos corredores aprovechan para detenerse y hacer fotografías.

tcsnycmarathon13

El Queensboro termina en Manhattan, cuesta abajo y con un giro de 180 grados a tu izquierda. Verás la cantidad de gente animando que te vas a encontrar aquí. Como ya vas un poco tocado, este ambiente hará que te vengas de nuevo arriba.

Esta va a ser la primera vez en todo el recorrido que pises Manhattan. Por una recta de 6 kilómetros vas a recorrer el Upper East Side y Harlem antes de abandonar Manhattan y adentrarte en el Bronx, justamente en el kilómetro 31.

tcsnycmarathon14

tcsnycmarathon15

Al Bronx se cruza por el puente Willis Avenue, la peor rampa de todo el recorrido. Recuerda que estás en el kilómetro 31, o sea, cuando se supone que llega el muro del maratón. Tómatelo con mucha calma. Aquí verás muchos corredores caminando.

tcsnycmarathon16

En el Bronx vas a estar poco rato, apenas dos kilómetros nada más, pero verás qué animación. De nuevo vas a regresar a Manhattan y lo vas a hacer por el puente Madison Avenue que comienza en el kilómetro 33,5. Esta va a ser la última rampa fuerte de la carrera. Pasado el puente estarás otra vez en Manhatan, concretamente en Harlem.

tcsnycmarathon17

tcsnycmarathon18

tcsnycmarathon19

tcsnycmarathon20

Del kilómetro 34 al 37 vas a tener tres kilómetros de tregua llaneando por este tramo de la Quinta Avenida.

En el kilómetro 36,5 llegas al extremo noreste de Central Park. A partir de aquí y hasta la meta el recorrido es cuesta arriba. A tu derecha tienes Central Park. En el kilómetro 38 vas a entrar por primera vez en la carrera a Central Park y lo vas a hacer bordeando el lateral y la parte trasera del Metropolitan Museum of Art. Aquí el público te va a llevar en volandas, has pasado lo peor y al llegar a Terrace Drive sólo te quedará una milla. Ya lo tienes casi hecho.

tcsnycmarathon21

tcsnycmarathon22

tcsnycmarathon23

tcsnycmarathon24

En el kilómetro 40,7 saldrás de Central Park para recorrer la calle 59 por el extremo sur del parque. Serán 800 metros de calle antes de entrar por última vez a Central Park por Columbus Circle y enfilar la recta de meta.

tcsnycmarathon25

tcsnycmarathon26

Disfruta de estos últimos metros, del último tramo de animación en la carrera, de la bienvenida del speaker… Ya en meta recibirás los primeros enhorabuenas de voluntarios y corredores, que a partir de ese momento los vas a recibir a centenares. Y también vas a recibir la medalla de finisher. Más adelante te darán un plástico a modo de manta térmica y una bolsa con una botella de agua, dos de bebidas isotónica, fruta y barritas energéticas.

tcsnycmarathon27

tcsnycmarathon28

tcsnycmarathon29

Ahora toca abandonar Central Park. No te van a dejar que te detengas, ni te sientes a descansar ni a estirar. Si estás muy cansado, tienes molestias o algún problema, díselo a algún voluntario de la Cruz Roja que cada pocos metros tendrás uno preguntándote qué tal estás. Ten en cuenta que cuesta salir de Central Park caminando sin descanso más de media hora, así que cuéntale lo que te pase a los voluntarios de Cruz Roja, la mayoría hablan en español y son muy amables.

Si has elegido que te lleven tu ropa a meta para cambiarte, tardarás más en salir de Central Park. La recomendación es que elijas la opción de poncho pues saldrás antes del parque y te llevarás un recuerdo más de la carrera. Si viajas con agencia no tendrás otra opción que la del poncho, así que despreocúpate por este asunto. El poncho lo recibirás al salir de Central Park. En este momento ya podrás sentarte, descansar, estirar….

tcsnycmarathon30

Para reunirte con tus familiares y/o acompañantes dirígete al punto de encuentro que está en Central Park West, desde la Calle 66 a la 62. A lo largo de este recorrido hay carteles con letras desde la A hasta la Z:

A-M entre las calle 62 y 63
N-Q entre las calles 63 y 64
R-U entre las calles 64 y 65
V-Z entre las calles 65 y 66

Acuerda previamente, antes de la salida, en qué letra os vais a encontrar. Al corredor seguro que vas a serle de ayuda que estés esperándole aquí. Es fácil encontrarse pues no hay mucha gente. Los acompañantes no deben desesperarse si ven que tardas en llegar al punto de encuentro. Deben estar tranquilos, es normal que tardéis en llegar pues cuesta salir de Central Park entre 30 y 90 minutos según la organización del maratón. No te entretengas mucho en el punto de encuentro y abandónalo cuanto antes pues siguen llegando corredores que desean encontrarse con sus familiares y acompañantes.

Cuando te hayas duchado y descansado, sal a la calle con la medalla colgada del cuello, todos los corredores la llevan, y prepárate para recibir a cada paso la enhorabuena de la gente.

Para los familiares y acompañantes

Descárgate en el móvil la aplicación TCS NYC Marathon para Android y IOS. En ella podrás seguir en tiempo real la progresión del corredor y saber en todo momento dónde está.

Si vas con agencia seguramente que te lleven a un punto de la carrera para ver pasar a los corredores. Si no es así o si quieres ver a tu corredor en distintos puntos de la carrera sin agobio ni cansarte, sigue esos pasos:

  • Desde Manhattan, con la línea L (gris) del metro, bájate en la estación de la Calle Bedford en Brooklyn. Allí mismo, por la salida de la estación, pasa la carrera. Aquí los corredores están a punto de llegar al kilómetro 19, o sea, que todavía van frescos. Recuerda que debes llevar la App en el móvil para saber en qué momento el corredor va a pasar por el lugar donde estés. También es recomendable que lleves algo llamativo para que el corredor te pueda ver fácilmente, como por ejemplo una bandera o un cartel.
  • Una vez que el corredor haya pasado, vuelve al metro de regreso a Manhattan. Cuando llegues a la estación de Union Square, cambia a la línea 4, 5, 6 (verde) y pon rumbo hacia el Uptown, hasta la estación de la Calle 68. Desde aquí, caminando, dirígete a la Primera Avenida. Aquí los corredores llegan al kilómetro 27.
  • Por último, vete caminando hacia Central Park. Estás a 10 minutos andando, así que tómatelo con tranquilidad porque a los corredores les quedan todavía 15 kilómetros para llegar a meta. No vas a poder ver llegar a meta a tu corredor a no ser que compres una localidad en las gradas de llegada, pero sí podrás acercarte lo más posible a la línea de meta y ver los últimos metros. Vas a tener tiempo de sobra para buscar un buen sitio.

Y por último disfrutad, es una carrera que te va a dar muchas posibilidades para hacerlo. Recuerda que no es la mejor carrera para hacer marcas, así que disfruta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.