Otra forma de correr en la Behobia

El pasado 11 de noviembre se disputó una de las carreras más populares de España, la Behobia – San Sebastián, una prueba que este año cumplía su 54 aniversario.

Mientras otras carreras populares ve menguar el número de inscripciones, la Behobia parece gozar de buena salud con cerca de 34.000 inscritos en esta última edición.

La Rioja aportó a la carrera más de 400 corredores, entre los cuales los más rápidos fueron Miguel Ferrer con un tiempo de 01h08’48” en categoría masculina, y Elena Clavijo con un tiempo de 01h29’50” en categoría femenina.

Si Ferrer y Clavijo fueron los riojanos más rápidos el más experto en esta prueba es Rafa Martínez del Club Maratón Rioja, quien corrió por primera vez en esta carrera en 1987 y que en esta edición celebraba su trigésima participación.

Tres guías riojanos

La Rioja aportó a la carrera además apoyo para participantes con discapacidad. José María Facila, Valentín Lázaro y Julián Hernández fueron los riojanos que en esta última edición de la Behobia participaron como guías para tres corredores invidentes. “Este año la Behobia no ha sido una carrera como otras; en esta ocasión no se trataba de mejorar la marca sino de mejorar nuestra visión de la vida (nunca mejor dicho)” asegura Valentín Lázaro.

La propuesta para esta misión le llegó a José María Facila a través de Jaume Bajo y de Jordi Bascuñana, coordinadores de guías para personas con discapacidad visual de Barcelona. Desde la coordinadora solicitaban tres corredores que pudieran acompañar en la Behobia a otros tantos atletas con discapacidad visual. Facila comunicó la propuesta a Valentín Lázaro y Julián Hernández quienes aceptaron de inmediato. “Aceptamos el reto sin condiciones pero sin tener muy claro a qué nos enfrentábamos. La responsabilidad era abrumadora y hacía aflorar los nervios; pero después del primer contacto, la cosa cambió” reconoce Lázaro.

El primer contacto entre todos los guías y los corredores con discapacidad visual se produjo el sábado anterior de la carrera durante una cena en la que los tres riojanos recibieron consejos de Rafa Benito, un experimentado guía de Mejorada del Campo. “La idea con la que íbamos era la de ayudar a 3 personas “discapacitadas” pero fueron ellos los que nos dieron una lección de fuerza, valentía y buen humor frente a los obstáculos de la vida. Desde el primer contacto nos quedó claro que lo que necesitaban de nosotros no era ayuda, era apoyo.”

Juanma Villalba, Jorge Mendoza y Juan Viedma fueron los corredores que fueron guiados por los riojanos en su primera Behobia. “La carrera transcurrió como cualquier otra; la única diferencia fue que tuvimos un compañero pegadito a nosotros. A ellos nos unía, además de un trozo de cuerda, muchas ganas de lograr su reto. Veinte kilómetros más tarde, las emociones se soltaron; el cruzar la meta supuso un antes y un después sobre todo en nuestras vidas. Para ellos fue su primera Behobia, para nosotros el comienzo de un compromiso de colaboración. Esta vez no se valora la carrera, sino la gran experiencia vivida.”

Una gran experiencia para estos tres riojanos que quieren hacer público su agradecimiento “a Kemen (Club Deportivo de Personas con Discapacidad del País Vasco) por la gestión del reto, a los guías del Club Natación Sabadell por su inestimable ayuda y a los Beer Runner Logroño por su apoyo constante.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.