¿Ha estallado la burbuja del running?

Ayer la organización de la carrera Subida al Águila nos informaba de la cancelación de la prueba prevista para el próximo 6 de mayo “debido a que el escaso número de participantes no permite cubrir con garantía los gastos ocasionados.”

Una noticia triste porque la ‘carrera de los bomberos’, como se la conoce popularmente, era apreciada por corredores que querían ponerse a prueba en un circuito tan exigente y parecía que se había consolidado en el calendario. Además, era un evento que contaba con el respaldo promocional del Circuito Carreras de Logroño. ¿A qué se ha debido entonces este escaso número de participantes?

No es la primera carrera que este año se ha tenido que suspender en La Rioja por falta de inscripciones, hechos estos que nos hace pensar si ha estallado la burbuja del running. Vamos a intentar analizar las causas.

Acumulación de carreras

El pasado año se corrieron en La Rioja 75 carreras populares sin contar la San Silvestre en las distintas localidades riojanas. Estadísticamente esto supone que hubo más de una carrera todos los fines de semana de 2016. En la realidad se llegaron a acumular hasta 6 carreras en un mismo fin de semana (23 y 24 de abril), siendo frecuentes los fines de semana en los que coincidieron 4 carreras.

En este caso sólo hemos contabilizado las carreras que se celebran en La Rioja, pero hay que tener en cuenta que son muchas las que se corren en las localidades cercanas de las provincias limítrofes, en las que los corredores riojanos somos asiduos. Es evidente que a pesar del boom del running no hay corredores suficientes para cubrir tal cúmulo de carreras.

La solución pasaría por la coordinación entre organizadores y la buena voluntad entre todos ellos: ayuntamientos, clubs, empresas organizadoras de eventos y Federación. La coordinación: a través de un calendario de carreras centralizado en la Federación Riojana de Atletismo en el que puedan informarse los organizadores de las fechas disponibles. La buena voluntad: de los organizadores para evitar la coincidencia de carreras una vez que se hayan informado en el calendario.

Tratamiento al corredor

Ante tal oferta de carreras, el corredor cada vez más las selecciona por todo lo que acompaña a la carrera: precio de la inscripción, bolsa del corredor, avituallamientos, animación durante la carrera y servicios (duchas, taquillas…) y eventos (sorteos, comida, animación para niños….) tras la prueba.

Podemos estar de acuerdo o no en que la bolsa del corredor o la camiseta no debería ser motivo por el que un corredor elija una carrera, pero hoy en día es una realidad que está ocurriendo. Poniéndonos en la piel de los organizadores, pensamos que no tiene que ser fácil cubrir los gastos de la prueba además de la bolsa del corredor y camiseta con el precio de la inscripción. Muchas veces el organizador no cuenta con el patrocinio suficiente como para ofrecer siquiera una bolsa del corredor. Y a más carreras en el calendario más difícil de encontrar patrocinadores.

En la entrevista que realizamos a Camilo Santiago nos dijo que, como organizador de la Subida Logroño, le interesa más cuidar al corredor popular, que es al final quien llena las carreras. En la primera edición de esa carrera, la organización no solo esperó a la llegada del último corredor, sino que los vencedores de la prueba, Camilo Santiago y Marta Santo Tomás, junto a Toni Abadía, le acompañaron en los últimos metros hasta la meta. Éste fue un detalle aplaudido tanto por participantes como por el público y valorado positivamente por todos.

En otras carreras riojanas con mucha solera hemos sido testigos de cómo desmontaban el arco de meta a falta de solo 5 minutos para que llegaran los últimos corredores. Podemos estar de acuerdo en que cada organizador pone sus normas y sus tiempos de corte, pero deberían tener en cuenta que, como dice Camilo, las carreras las llenan los corredores populares y no todos tienen ritmos altos ni grandes marcas. España es uno de los países europeos con el tiempo de corte más bajo en sus carreras. Quizá éste sería un pequeño detalle que los organizadores deberían tener en cuenta.

Sin duda el boca a boca va a funcionar siempre en las carreras y que, según cómo haya sido tratado el corredor, dependerá no solo que vuelva a participar en la prueba, sino de la publicidad que haga de ella.

Es triste la cancelación de una carrera por falta de inscripciones, y deseamos que carreras como la Subida al Águila regrese con una nueva edición y se consolide. Sin embargo, mucho nos tememos que en los próximos años veremos seguir desapareciendo carreras del calendario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.