Laura Cortés, la atleta riojana revelación esta temporada

Ha sido sin duda la atleta riojana revelación de esta temporada. Su progresión desde que comenzó el año ha sido espectacular y el margen de mejora se presume grande debido a su juventud (en agosto cumplirá 19 años). Hablamos de Laura Cortés, la gran promesa riojana en los 400m lisos.

Laura Cortés Sánchez nació en Logroño y desde muy pequeña tuvo claro que quería hacer atletismo. “Tenía pasión por correr, iba corriendo a todas partes. Cuando aprendí a andar, corría”. Como ella misma recuerda tenía claro que si haría algún deporte tenía que ser donde se corriera, y así se lo transmitió a sus padres.

Cuando Laura tenía 6 años sus padres le apuntaron a atletismo. Como en su colegio no ofertaban esa actividad deportiva, comenzó en Las Gaunas con un grupo que entrenaba Javier Blázquez. “Me lo pasaba superbién. Con los que entrenaba eran mayores que yo pero me daba igual, me lo pasaba bomba.

Cuando en su colegio hicieron un grupo para practicar atletismo, Laura dejó Las Gaunas para entrenar en su centro de estudios, el CEIP Escultor Vicente Ochoa. Allí continuó entrenando hasta cumplir los 12 años, cuando el nivel de exigencia aumentó. En ese momento pasó a entrenar con el que sería su primer club de atletismo, el Beronia, a las órdenes del entrenador David Madorrán. “Empecé a hacer fondo. Siempre he hecho fondo, aunque tocaba todas las pruebas porque no me definía en ninguna. Asumí que lo mío era el fondo, las distancias largas, porque mi cuerpo no era de velocista ni tenía cualidades para ello, pero a mí lo que me gustaba era la velocidad.

En esta primera etapa Laura Cortés pasó por los distintos campeonatos de forma discreta “En esta etapa no destaqué mucho. Por clubes fui un año al Campeonato de España a Alcobendas y otro a Valladolid y a distintos campeonatos de Federaciones e Intercomunidades, pero sin destacar demasiado. No quedaba en las primeras posiciones nunca, siempre me quedaba por atrás, pero tampoco me importaba. Yo iba a disfrutar y era feliz.

Antes de cumplir los 14 años comienza a notar una falta de desarrollo en el crecimiento y en el rendimiento deportivo. Para su entrenador y sus padres Laura debería estar consiguiendo mejores resultados, sin embargo ella no podía dar más. “Llevaba un año así y nadie era capaz de verlo o de darse cuenta. En las competiciones daba el cien por cien y mi entrenador y mis padres me decían que podía dar más. Me frustraba muchísimo porque la realidad era que no daba más de sí.” Después de varias pruebas médicas le diagnostican celiaquía. “A partir del momento en el que me pusieron la dieta todo empezó a mejorar. Fue como un punto de inflexión; crecí un montón, me desarrollé y fue cuando empecé a hacer las primeras mejores marcas en atletismo. Fue cuando hice mi primera mínima en 300m, en Zuera (Zaragoza), ya con 15 años.

A partir de ese momento Laura se centra en la velocidad y comienza a ser una atleta habitual en los Campeonatos de España Individual. “Mi primer Campeonato de España (Murcia), todavía en cadete que corrí el 300, fue superespecial. Me lo pasé genial, aunque tampoco me quedé muy destacada. Intenté mejorar mi marca pero no lo conseguí aunque disfruté mucho. El siguiente campeonato (Gijón) fue en juvenil en 400m, porque en esa categoría cambian ya las distancias, y sin ser de las mejores, conseguí meterme en la final. En la final no corrí como me hubiese gustado… me presioné mucho a mí misma por el hecho de estar en una final con gente a nivel de España muy buena como Andrea Jiménez o Laura Centella, y quedé octava. Me quedó la espinita de que podía haberlo hecho mejor porque me pudo la presión.” Le siguieron más Campeonatos de España en los años siguientes, tanto en pista al aire libre como bajo techo. En la temporada 2018/2019 compitió en Valencia en el nacional individual bajo techo en 200m y en la misma distancia al aire libre en Castellón.

En 2020 llegó la pandemia, un año que coincidió además con su paso del bachillerato a la Universidad. “Quise dejar el atletismo a un lado porque para mí lo más importante eran los estudios. Quería entrar en Arquitectura y para mí era lo fundamental ese año. Lo primero eran los estudios y después el atletismo. Llegó la pandemia y ni siquiera pude competir el Campeonato de España de pista cubierta, pero tampoco tenía intención de luchar por los campeonatos de España porque quería centrarme en los estudios.

Fue el 2020 un año complicado deportivamente para Laura, más teniendo en cuenta que compañeras suyas de equipo desde que comenzó en el Beronia, como Sandra Hernández o Alba Ortega, deciden abandonar el atletismo “Me llegó a influir porque son como tus pilares. No solo fueron ellas las que lo han dejado… empezamos de pequeñas ocho o nueve niñas y al final solo he quedado yo. Así que fue un poco duro.

Laura Cortés (derecha) junto a Sandra Hernández (centro) y Alba Ortega (izquierda) en el Campeonato de España Cadete por Selcciones en 2017

Al comenzar la carrera de Arquitectura el año pasado, se traslada a Zaragoza sin intención de continuar con el atletismo. Sin embargo el atletismo regresó a ella de forma totalmente casual. “Cuando llevaba una semana en Zaragoza conocí a una chica que se mudó allí como yo y que ya tenía apalabrado entrenar con el que ahora es mi entrenador.” Esta nueva amiga le invitó a que hablara con el entrenador, aunque en ese momento Laura seguía con la duda de querer seguir con el atletismo. A pesar de todo habló con él por teléfono “Ese mismo día bajé a entrenar y me encantó. Me gustó como era el club, el grupo, las ganas que tenían todos de entrenar y el buen rollo que había.” De esta forma Laura Cortés se volvía a reencontrar con el deporte y a darse cuenta de que el atletismo es lo que complementa su vida “Estaba bien en Zaragoza, había conocido a gente nueva, estaba a gusto, pero me faltaba algo… dejar el deporte en seco no era buena idea. Arquitectura es una carrera dura y el atletismo me ayuda a desconectar un poco.

Laura ficha entonces con el Alcampo Scorpio 71 y comienza a entrenar con Adrián Royo. Pasa de entrenar tres días por semana en Logroño a entrenar cinco en Zaragoza. Aunque a todos estos cambios la atleta riojana se adaptó perfectamente, hay uno que se le supuso un quebradero de cabeza: el cambio de licencia federativa de La Rioja por Aragón “No fue porque yo me quisiera quitar de La Rioja, lo que ocurrió es que si no tenía la licencia por Aragón no me dejaban pasar a entrenar al CAD en el mismo horario que mi grupo de entrenamiento. Además, este año he competido la mayoría de las veces en Aragón y si estabas federado fuera de Aragón era bastante más caro.

No cabe duda de que el cambio de aires a nivel deportivo a Laura le ha supuesto una gran mejora “En 400 llevaba mucho tiempo estancada en las mismas marcas y el cambio de aires me ha venido bien. Ahora estoy en un grupo en el que los atletas luchan hasta el último segundo o la última centésima. Estoy también con un entrenador más específico de velocidad. Entrenar además con un grupo de entrenamiento que hacen lo mismo que tú ayuda muchísimo. En Logroño tenía el apoyo de Sandra (Sandra Hernández), pero fue un apoyo intermitente porque tuvo muchas lesiones… una temporada estaba y a la siguiente la pobre se lesionaba… entonces ese que era mi apoyo fuerte, tampoco estuvo todo el tiempo.

El palmarés que deja esta temporada Laura Cortes en este primer año en Zaragoza y con su nuevo equipo no lo hubiese imaginado nunca cuando se fue de Logroño. Comenzó en enero participando en el I European DNA Meeting, que se disputó en Valencia resultando vencedora en el Relevo Mixto. En el Campeonato de España de pista cubierta en categoría Sub20, disputado en marzo, se quedó a un paso del podio, clasificándose en cuarta posición en 400m. En esa cita firmó un tiempo de 57.03, una marca que sería el preludio de lo que llegaría después. En abril debutó en la Liga Iberdrola en División de Honor, quedando en tercera posición en el 4×400. En la segunda jornada de la Liga disputada en mayo sería segunda en el relevo largo. El 5 de junio se proclamó campeona absoluta de Aragón en 400m lisos, bajando por primera vez en esta distancia de los 57 segundos (56.70) y consiguiendo la mínima para el Campeonato de España Sub20. Veintiún días después se proclamaría en Barbastro campeona de Aragón Sub20 en 400m lisos, mejorando de nuevo su marca personal hasta los 56.39. Al día siguiente se desplazaría hasta Getafe para disputar el 4×400 del Campeonato de España absoluto donde consiguió el oro. Era su primer Campeonato de España absoluto y había llegado a lo más alto del podio siendo Sub20 de primer año “Recuerdo que esa noche no dormí nada, estaba emocionadísima, porque es una medalla de oro en un absoluto… Todavía me cuesta asimilarlo, no me creo que sea yo la que ha subido al pódium. Fue un momento increíble.” Ya en el Campeonato de España Sub20 disputado a comienzos de julio, volvió a bajar de los 57 segundos (56.65), clasificándose en séptima posición. Cerraba así su mejor temporada de atletismo hasta este momento. En paralelo conseguía, además, sacar adelante su primer año de carrera de Arquitectura.

Laura Cortés se ha proclamado este año campeona de Aragón de 400m lisos en categoría absoluta y Sub20

A pesar de todos los resultados conseguidos, Laura Cortés no ha perdido la humildad que le caracteriza y sigue manteniendo los pies sobre la tierra “Nunca quiero esperarme nada porque las veces que he esperado conseguir algo siempre ha salido mal porque me meto mucha presión. Esta temporada ha sido la definición de ir poco a poco. Cuando fui al Campeonato de España de pista cubierta, ya con la equipación que me dio el club por ir al Campeonato fui la tía más feliz del mundo. Llegar a la final ya fue un sueño y ser la cuarta ni te lo imaginas… Me he ido apuntando a todo, compitiendo poco a poco, y he llegado a un final de temporada increíble. Conseguir dos medallas en un nacional es algo que no me esperaba. Prefiero seguir así, poco a poco, sin destacar mucho, con esfuerzo y humildad y ya se verá lo que llega. No me voy a poner ninguna meta, lo que llegue lo voy a recibir con la mayor ilusión del mundo, pero sin presiones.

La relación con sus antiguos compañeros de La Rioja sigue siendo excelente, celebrado con ella cada uno de los triunfos conseguidos este año “Mis antiguos compañero están superorgullosos. Me alegra que se acuerden de mí, que les haga ilusión y que celebren mis triunfos conmigo. No me quería ir a Zaragoza dejando atrás mi club… siempre voy a estar con ellos. He vivido muchos años con ellos y les tengo mucho cariño. Ver que se alegran tanto por mí me hace mucha ilusión.”

Laura Cortés (equipación blanca) con sus antiguas compañeras del Beronia en su último año en La Rioja

La próxima temporada quiere seguir centrándose en la distancia que más alegrías le ha dado este año, los 400m “El 400 me parece la prueba más bonita del atletismo.” Continuará en Zaragoza por sus estudios y militando en el Alcampo Scorpio 71. Los entrenamientos los repartirá con su equipo entre el CAD, el ‘huevo’ (Palacio de Deportes de Zaragoza) y la pista de la Universidad.

Ojalá sigamos disfrutando y celebrando los resultados de esta atleta riojana que está viviendo su mejor etapa deportiva en Zaragoza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.