Más de un cuarto de siglo de Media Maratón de La Rioja

La Media Maratón de La Rioja es una de las carreras más antiguas que se celebran anualmente en la Comunidad, solo superada por las sansilvestres de Logroño y Calahorra. Esta carrera va pareja a la historia del atletismo de nuestra comunidad, desde la época en la que correr era cosa de cuatro locos en ‘pantaloneta’ y camiseta de tirantes, hasta la llegada del boom del running.

La carrera fue durante años referente a nivel nacional, siendo la única prueba riojana en la que edición tras edición pudimos disfrutar de la presencia de atletas de élite a nivel mundial. Además, son muchos los corredores de nuestra Comunidad que han debutado en la distancia de 21,0975 kilómetros en este circuito. Por estos motivos la Media Maratón de La Rioja goza del cariño de los riojanos en general y de los logroñeses en particular

Repasamos su historia, sus hitos, las transformaciones y las peculiaridades de esta prueba riojana que ya ha cumplido más de un cuarto de siglo de historia.

Los inicios

La idea de celebrar una media maratón en La Rioja surge del atleta logroñés Ángel Sancho en plena vorágine por los preparativos de los Juegos Olímpicos de Barcelona. Ángel Sancho fue uno de los afortunados voluntarios que portó la antorcha olímpica a su llegada a Logroño el 24 de junio de 1992.

Sin embargo, la idea de Sancho fue adoptada por Ángel Gómez Alti quien hizo realidad el proyecto junto al Club Deportivo Riojano.

La primer Media Maratón de La Rioja se celebró el domingo, 12 de abril de 1992, en homenaje a Óscar Calvé. En esa primera edición, que tuvo su salida a las 11:00 horas, participaron 300 corredores (294 hombres y 6 mujeres). El vencedor fue Carlos Javier Merino Zaldívar, del C.D. Riojano, con un tiempo de 1h05’28”. En mujeres la vencedora fue Josefa Gorostiaga Oresti, con un tiempo de 1h33’26”.

Salida de la primera edición de la Media Maratón de La Rioja

Las primeras tres ediciones fueron organizadas por el Club Deportivo Riojano, con Ángel Gómez Alti a la cabeza. En la cuarta edición Diario La Rioja adquirió los derechos de la prueba y junto con el Club Deportivo Riojano asumieron la organización de la carrera con el patrocinio de Fundación Caja Rioja. El atleta Juan Carlos Traspaderne participó en calidad de director de carrera, una responsabilidad que ya había asumido en la edición anterior. En esta edición de 1995 el vencedor fue Martí Fiz, con un tiempo de 1h02’59”. En mujeres la vencedora fue Rocío Ríos con un tiempo de 1h11’44”.

A partir de la quinta edición fue la Agrupación Deportiva Loyola quien sustituyó al Club Deportivo Riojano en la organización técnica de la carrera.

Cambios de día y de recorrido

La prueba ha cambiado en varias ocasiones de día de la semana y de recorrido. Desde que Diario La Rioja se hiciera con la organización de la Media Maratón de La Rioja, se estableció la fecha en el último fin de semana de mayo o primer fin de semana de junio. Sin embargo, hubo circunstancias que hicieron que la fecha se cambiara en algunas ediciones, como en 1999 que se celebró en julio.

Las primeras ediciones de la Media Maratón de La Rioja se celebraron en la mañana del domingo. En 1999 se cambió al sábado, comenzando a las 20:00 horas. Este cambio fue acusado por los corredores debido a las altas temperaturas que tuvieron que sufrir. Así pues, en 2010, la prueba cambió de nuevo a la mañana del domingo, dando comienzo a las 11:00 horas, como en la primera edición. En 2011 se adelantó media hora la salida para evitar el calor de las fechas y un año después se volvió a adelantar la hora de comienzo hasta las 10:00 horas, horario que se ha mantenido hasta día de hoy.

Los recorridos han ido variando con el tiempo, bien para adecuarse a las circunstancias de la ciudad o para evitar puntos que endurecían la prueba.

La primera edición se disputó por un circuito de 7km, al que los atletas debían dar tres vueltas. La salida y la meta se encontraban en la Calle del Norte, a la altura de la Comisaría de Policía Local. Los corredores hacían un recorrido en su mayor parte por la orilla norte del Ebro, extendiéndose hasta el Polígono de Cantabria.

En la segunda edición la salida y la meta cambiaron a Muro de la Mata. Los atletas debían dar tres vueltas a un circuito que recorría la Calle Sagasta, Calle Ruavieja, Calle Madre de Dios, Calle Luis de Ulloa, Calle La Cigüeña, Tercer Puente, Avenida Mendavia, Carretera Mendavia, Puente de Piedra, Calle Ruavieja, Calle Sagasta y llegada en el Paseo del Espolón.

Mapa del recorrido en la II edición de la Media Maratón de La Rioja

En la tercera edición el circuito se cambió por completo. Constaba de 10,5 kilómetros al que había que recorrer dos veces. Tenía su salida en Avenida Club Deportivo, a la altura del antiguo campo de las Gaunas, partiendo hacia Cascajos, Calle Piqueras, Avenida Lobete, antigua estación de tren, Avenida República Argentina, Camino Viejo de Lardero, Lardero, Carretera de Soria, Circunvalación, Calle Chile, Avenida Club Deportivo y meta en el antiguo recinto ferial.

A partir de 1995 la prueba tuvo su salida en Duques de Nájera a la altura de Diario La Rioja, empresa que desde ese año lleva organizando la Media Maratón de La Rioja. Ese año la prueba constaba de tres vueltas partiendo hacia Avenida de Lobete, haciendo un recorrido distinto en cada vuelta por el centro de la ciudad, pero con un mismo punto común en cada vuelta: el edificio de Diario La Rioja. La meta estaba situada en Miguel Villanueva. El acta arbitral de esta edición, firmada por el juez árbitro Alberto Pavía Fernández, describe este circuito como “complicado con giros cerrados” y añade que hubo un “excesivo número de doblados”.

El recorrido desde esa edición se ha ido adaptando según las necesidades, manteniendo la salida junto al edificio de La Rioja, la meta en las inmediaciones del Paseo del Espolón y el centro de la ciudad como circuito.

Salida de la Media Maratón de La Rioja en 1998

En 1998 la meta se trasladó a Avenida de la Paz -frente al Ayuntamiento- debido a las obras que se estaban realizando en la Paseo del Espolón. Esta ha sido la tercera vez en la que la carrera no ha finalizado en el Espolón.

En 2006 se cambió el recorrido por las obras de la remodelación de la Gran Vía. En ese año la prueba comenzó a las 20:00 horas desde su salida habitual en Duques de Nájera, pero en dirección hacia Lobete, es decir, en sentido contrario al que se hace en la actualidad.

En 2011 el recorrido se vio modificado con el fin de hacerlo más llano, eliminando los dos kilómetros más duros que eran la subida por Avenida de Burgos hacia la rotonda de la ‘Ñ’ por la calle Portillejo y la posterior bajada por Club Deportivo y Siete Infantes de Lara. El cambio introduciría en el recorrido al barrio de Los Lirios, hasta las inmediaciones de la Torre Onix.

En 2013 la meta cambió de un lateral del Paseo del Espolón al otro. El 26 de mayo de ese año la meta pasaría de la calle Miguel Villanueva, donde estaba ubicada hasta entonces, a la calle Muro de la Mara, frente a la primera sede de Ibercaja en la ciudad, entidad que patrocinaría ese año la carrera.

La carrera a su paso por la calle Siete Infantes de Lara, junto a las obras del Centro de Salud
Atletas de élite y populares

La prueba riojana ha contado entre sus participantes con la élite del atletismo mundial, como el campeón del mundo de medio maratón, el tanzano Fabiano Joseph, o los kenianos Robert Kipchumba y Shami Mubarak Hassan, así como del panorama nacional con atletas como Martín Fiz, Abel Antón, Toni Peña, Julio Rey, Fabián Roncero, Iván Hierro, Francisco Javier Cortés Huete, José Ríos, Alberto Juzdado, Diego García o Kamel Zianni, en hombres; y grandes atletas femeninas como Rocío Ríos, Ana Isabel Alonso, Mónica Pont, Dolores y Teresa Pulido, Griselda González, Tina María Ramos o Yesenia Centeno. Destacar que el atleta soriano Abel Antón participó en Logroño en cinco ocasiones como élite y en una como popular.

Robert Kipchumba vencedor en 2007

En 2010 participaron parte de la selección española de cross masculina: José Ríos, Pablo Villalobos, Pedro Nimo -que se retiró lesionado- e Ignacio Cáceres.

La atleta riojana Carlota Castrejana participó por primera vez en la Media de La Rioja en la edición de 2013, una vez retirada del atletismo de élite. Castrejana completó el recorrido en un tiempo de 1h51’44”.

La élite del atletismo mundial y nacional cedió el podio a los corredores populares en 2011, cuando la Media de La Rioja cumplió 20 años. A partir de esa fecha la prueba pasó a estar reglada según las normas de las Competiciones Autonómicas de la RFEA que impide la participación de atletas españoles con ayuda económica de la RFEA, además de atletas extranjeros con una marca con un valor igual o superior a 950 puntos de la Tabla IAAF* conseguida durante la presenta temporada o las dos anteriores. Este reglamento deja fuera de competición a atletas que tuviesen acreditadas marcas en medio maratón en las dos últimas temporadas de 1h06’08” en hombres y 1h18’32” en mujeres. Esta norma no afecta a los atletas con licencia federativa de La Rioja.

En esa primera edición de carácter autonómico el vencedor fue el corredor de Arnedo José Ángel Bravo, mientras que la norteamericana, residente en La Rioja, Nell Rojas fue la primera mujer en cruzar la meta.

En cuanto al número de inscritos, la Media Maratón de La Rioja ha ido evolucionando progresivamente, desde los 300 participantes de la primera edición de 1992, hasta el máximo número de corredores inscritos registrados en 2015, con más de 1200 participantes.

* Tabla IAAF: Tabla Internacional de Puntuación de la IAAF que otorga una puntuación a cada atleta en función de la marca conseguida en una determinada distancia (en el caso de las pruebas de carreras).

Récords

El récord de la prueba lo ostenta el keniano James Moiben, quien en la séptima edición de 1998 cruzó la meta en 1h02’17”.

Moiben es también el atleta que cuenta con más victorias en la Media Maratón de La Rioja, con cuatro títulos, conseguidos en 1998, 1999, 2003 y 2004. Además, quedó segundo en 2000 y 2001, tercero en 2005 y 2008 y cuarto en 2006 y 2007.

La mujer más rápida en la Media Maratón de La Rioja ha sido Rocío Ríos, que en 1995 marcó un tiempo de 1h11’44”. Rocío Ríos es junto a Dolores Pulido la mujer que más victorias ha conseguido, siendo primera en 1995, 1996 y 1997. Dolores Pulido subió a lo alto del podio en 2005, 2013 y 2014 y fue segunda en 2012.

El atleta que en más ocasiones ha conseguido el título de ‘primer riojano’ ha sido el arnedano José Ángel Bravo, en 2001, 2006, 2007, 2008, 2009, 2010 y 2011. La atleta que más veces ha finalizado como primera riojana ha sido la menorquina -residente durante años en Logroño- Esther Rodríguez, en 2009, 2010, 2011, 2013, 2014, 2015 y 2017.

Las mejores marcas conseguidas a partir de 2011, cuando la prueba pasó a ser de carácter popular, las ostentan Mohamed Boucceta con 1h07’21”, conseguida en 2015; y Elena Moreno Mazo con 1h16’44” conseguida en 2012.

El logroñés Félix Calvo y el arnedano Antonio Tarazona son los únicos corredores que han participado en todas las ediciones de la Media Maratón de La Rioja.

Campeonato de España

En 1999, la Real Federación Española de Atletismo, presidida entonces por José María Odriozola, designó a Logroño como sede del Campeonato de España de Media Maratón, aprovechando “el magnífico circuito y la cuidada organización de la ya tradicional que se celebra desde hace años en Logroño” según palabras del presidente.

Ha sido esa la única vez que La Rioja ha acogido el Campeonato de España de Media Maratón y fue durante la octava edición de la Media Maratón de La Rioja. Para la celebración del campeonato nacional se mantuvo el circuito tradicional, pero no así la fecha que pasó del último fin de semana de mayo a julio, concretamente al sábado 17.

Más de 1.000 corredores, entre élite y populares, dieron la salida a las 8:02 de la tarde. Entre la élite se encontraban los favoritos españoles, Martín Fiz y Abel Antón.

El vencedor de la carrera fue el keniano James Moiben, mientras que el Campeonato de España fue para Javier Caballero en hombres, con un tiempo de 1h04’24”, seguido de Abel Antón y Óscar Fernández Giralda. En mujeres, Ana Isabel Alonso (actual récord de España de maratón) se proclamó campeona de España con un tiempo de 1h13’41”, seguida de Angelines Rodríguez y de Eva Sanz. Martín Fiz terminó en octavo lugar (sexto español).

Como curiosidad, el precio de la inscripción ese año fue de 1.000 pesetas, con un recargo de 500 pesetas si la inscripción se realizaba la última semana de la carrera.

Dorsal número 1

El dorsal número 1 en atletismo (como en otros deportes) siempre ha sido una forma de reconocimiento de los organizadores de las carreras hacia aquellos atletas vencedores en ediciones anteriores, corredores con mejores marcas o deportistas invitados a la prueba.

El atleta que más veces se ha colgado el dorsal número 1 en la Media Maratón de La Rioja fue James Moiben, portándolo en 1999, en 2004 y en 2008, esta última vez en reconocimiento por ser el corredor con más victorias en la prueba.

En 2011, el mismo año en que la prueba dejó de tener atletas de élite, se homenajeó a Iluminado Corcuera, pionero del atletismo en La Rioja, fallecido el 3 de febrero de ese año, otorgándole el dorsal número 1 en su memoria. El dorsal fue entregado a sus hijas Azucena y Olimpia durante la entrega de trofeos a los vencedores.

Descalificaciones

La Media Maratón de La Rioja está reglada desde 2011 según las normas de las Competiciones Autonómicas de la RFEA y cuenta con miembros del Comité Nacional de Jueces para hacerlas cumplir durante la carrera. Así mismo, estos jueces son los encargados de autorizar el comienzo de la prueba, del cronometraje y de la descalificación de todo participante que no cumpla con las normas establecidas por la organización y la Federación.

A lo largo de la historia de la prueba riojana han sido varios los atletas que han sido descalificados por distintos motivos, desde no portar dorsal hasta por ser extranjero y no ser poseedor de licencia federativa de La Rioja.

En 2012 la Federación Española de Atletismo descalificó a los tres primeros atletas, los marroquís Jaouad Tougane, El Mustafa Chaikaoui y Jaouad Boualame, debido a que las normas de la prueba impiden la participación a atletas extranjeros que no tengan licencia por la Federación Riojana. La victoria ese año pasó a ser de Miguel Ángel Vaquero, cuarto en la clasificación. Jaouad Boualame, tercero en 2012, fue el vencedor al año siguiente al haber regularizado su nacionalidad.

En 2016 se volvió a repetir la situación con la atleta Aicha Bani, vencedora en esa edición, que también fue descalificada al tener la nacionalidad marroquí y licencia federativa de Navarra.

Aguacero

La decimoséptima edición de la Media Maratón de La Rioja en 2008 ha pasado a la historia por el aguacero que sufrieron los atletas aquella tarde del sábado, 31 de mayo. A la lluvia se le sumó las altas temperaturas lo que creó un ambiente de bochorno que condicionó la carrera de los participantes. A pesar de las condiciones climatológicas, el keniano Shami Mubarak marcó un tiempo de 1h03’08” tras cruzar primero en la meta.

Los corredores sufrieron en 2008 por la lluvia
Chips de control, liebres y chuletón en el Egüés

El control de los tiempos de los corredores ha sido siempre misión de los jueces de la carrera que, desde la primera edición hasta el día de hoy, toman a mano la información que el cronómetro va entregando a medida que los participantes cruzan la meta. Sin embargo, en 2004 la tecnología se introdujo en la carrera para el control del tiempo con un chip insertado en un pequeño disco que a su vez debía colocarse atado a los cordones de la zapatilla. Todos los corredores estaban obligados a llevar el chip que la organización les entregaba y debían depositar una fianza de 10 euros que les era reintegrados en la misma línea de meta al devolverlo. En 2011, por primera vez, el chip se integró en el dorsal.

En 2004 los miembros del Club Maratón Rioja, a propuesta de la organización de la carrera, se encargaron de ofrecer a los corredores un servicio de ‘liebres’ para marcar un ritmo de referencia. Con globos azules que marcaban tiempos desde 1h30’ hasta 2 horas, los voluntarios se rodeaban de corredores cuyos objetivos se correspondían con las marcas de las liebres. Este servicio de liebres fue retirado en 2010.

Las liebres del Club Maratón Rioja con sus globos azules y su mascota

Desde 1997 el restaurante Egüés de Fermín Lasa se encargó de la cena previa a la carrera. El menú consistía en un primer plato de pasta y un segundo de carne. Los principales atletas y la organización de la carrera se reunían alrededor de los fogones del Egüés la noche anterior a la carrera. En 1999 la cena previa a la carrera cambió a la cena después de la prueba al disputarse el sábado por la tarde. Esta tradición se mantuvo hasta 2010.

Voluntarios

Una carrera sin voluntarios sería difícil de ejecutar, más todavía si se trata de una carrera de fondo como un medio maratón. Hasta un total de 400 voluntarios prestan colaboración en la celebración de la Media Maratón de La Rioja que son aportados principalmente por cuatro entidades.

Desde que Diario La Rioja se hiciera cargo de la organización de la Media Maratón de La Rioja, ha contado con la colaboración de FEAPS. Esta Fundación aporta voluntarios que asumen, entre otros, el control de los puestos de avituallamiento, del guardarropa y en la ceremonia de entrega de premios.

Miembros de FEAPS en un puesto de avituallamiento

Desde 1996, la Agrupación Deportiva Loyola (el club más antiguo de La Rioja) aportó sus voluntarios para el asesoramiento técnico, el marcaje del circuito, así como de su desmontaje posterior. En 2010 nacía el Club de Atletismo Beronia, heredando los directivos, técnicos y atletas del Loyola tras su abandono como club federado. En la actualidad el Club de Atletismo Lexbaros Beronia continúa siendo una pieza clave en la organización de la carrera.

Para algunos de los voluntarios que participan en la carrera su trabajo comienza cuando los atletas han cruzado la meta. Es el caso de los miembros del Colegio Oficial de Podólogos y del Colegio Oficial de Fisioterapeutas de La Rioja, que desde 2000 ofrecen sus tratamientos y masajes a todos los corredores que lo necesiten tras haber acabado la prueba en el mismo Paseo del Espolón.

Una carrera de este calibre no podría dar comienzo sin la asistencia sanitaria. La RFEA exige que la prueba esté cubierta al menos con una ambulancia y un médico, si la participación fuera menor a 750 corredores, y un mínimo de dos médicos, dos socorristas y dos ambulancias si el número de participantes fuera mayor. En la Media Maratón de La Rioja la asistencia sanitaria está cubierta gracias a los voluntarios de Cruz Roja quienes, afortunadamente en más de un cuarto de siglo, han tenido que atender a un reducido número de casos graves en esta carrera.

25 aniversario

El 29 de mayo de 2016 se celebró el 25 aniversario de la Media Maratón de La Rioja. Los vencedores de esta vigesimoquinta edición fueron Camilo Santiago con un tiempo de 1h09’52” y Claudia Behobide tras la descalificación de Aicha Bani.

La atleta Miren Idoya Fernández Villa viviendo la experiencia de correr como una invidente en el 25 aniversario

El 25 aniversario estrenó una nueva prueba denominada “Carrera de Iniciación”, una prueba, sobre una distancia aproximada de 7.200 metros, dirigida a corredores que se inician en las carreras o aquellos que no se sienten preparados para completar una distancia de 21 kilómetros. La carrera comenzó simultáneamente con la Media Maratón desde el túnel bajo el Diario La Rioja compartiendo circuito hasta la fuente de los Ilustres, en la intersección de Gran Vía y Calle Chile donde se separaban. En esta prueba corta los vencedores fueron Ossama Ifraj y Susana Arrúa.

Premios

Los premios de la Media Maratón de La Rioja han sido siempre un aliciente por su cuantía económica. En la actualidad el premio es de 900 euros para el primero, 600 euros para el segundo y 300 euros para el tercero, tanto en la carrera masculina como en la femenina; además se otorga 600 euros al primer riojano y otros tantos al primer logroñés; y 1.800 euros para el corredor que consiguiera la mejor marca española (este último ya desaparecido).

Los premios más elevados se entregaron en 1999, durante el campeonato de España. Los primeros clasificados (hombre y mujer) recibieron 300.000 pesetas, 200.000 pesetas los segundos, 125.000 los terceros, 50.000 los cuartos, 25.000 los quintos, 15.000 del sexto al décimo atleta en entrar en meta y 10.000 pesetas del undécimo al decimoquinto atleta en entrar en meta.

Incidencias

En 1994 el recorrido de la carrera alcanzaba la localidad de Lardero. Las fechas coincidieron con la Semana Santa y sus procesiones. En el acta de aquella edición, firmada por el juez árbitro Alberto Pérez Sagasti, se puede leer: “En la segunda vuelta al circuito, en la localidad de Lardero, los primeros corredores tuvieron algún problema al coincidir su paso con la salida de una procesión. Gracias a los jueces y algunos voluntarios que colaboraron, no hubo incidentes graves, ya que no había policía.”

Si en 1994 una procesión de Semana Santa se puso en el camino de los corredores, un año antes lo fue un entierro, cuando los atletas se tropezaron con un desfile mortuorio a su paso junto al cementerio.

En 1996 los participantes de la carrera se encontraron sin referencias de los puntos kilométricos ya que el encargado de su colocación, César Álvarez, junto con dos voluntarios de la Sociedad Deportiva Loyola, sufrieron un accidente leve en el cruce de Vara de Rey con Duques de Nájera. La cumplimentación de los trámites del atestado les impidió realizar su cometido.

Durante la decimocuarta edición, en 2005, un coche se saltó el cordón policial que rodeaba el circuito y arrolló a dos corredores entre los que estaba el atleta y entrador logroñés David Marrodán. Tras sobreponerse del golpe y del susto, los dos corredores pudieron continuar y terminar en 1h17’09”, en el caso de Marrodán.

Futuro

La Media Maratón de La Rioja goza de buena salud y de gran aceptación de participantes. Sin embargo, no hay que obviar que el boom de carreras está afectando a todos los organizadores que ven caer el número de inscripciones. La cantidad de carreras en nuestra comunidad ha crecido de forma exponencial en los últimos años de igual forma que en las localidades de las regiones vecinas. El crecimiento del número de carreras no acompaña al de corredores que parece haberse estabilizado, motivo por el cual muchas pruebas se han visto afectadas hasta el punto de tener que desaparecer.

Los organizadores de las carreras se han ido adaptando al déficit de participantes añadiendo pruebas para categorías menores o de distancias más cortas. En las primeras ediciones de la Media Maratón de La Rioja organizadas por Diario La Rioja, se desarrollaba una prueba para categorías inferiores que posteriormente despareció. En 2016 la organización introdujo la Carrera de Iniciación de 7 kilómetros y un año después una carrera de patines.

El tiempo dirá hasta qué punto seguirá afectando la gran oferta de carreras en el número de inscripciones y cómo la organización de la Media Maratón de La Rioja se va a ir adaptando a las circunstancias.

 

Agradecimientos especiales a: Félix Calvo, Alberto Pavía, Óscar del Pueyo, Edu García y Óscar Sáenz.

 

5 comentarios sobre “Más de un cuarto de siglo de Media Maratón de La Rioja

  • el 2 mayo, 2018 a las 12:55 pm
    Permalink

    Ahi esto yo llegando a meta en la segunda edición, que tiempos aquellos, con mas pelo y menos kilos

    Respuesta
  • el 13 mayo, 2018 a las 10:11 am
    Permalink

    Quiero saber si hay liebres es mi primera media en Logroño .

    Respuesta
    • el 15 mayo, 2018 a las 10:05 am
      Permalink

      En los últimos años no ha habido y este año no hay ninguna información de que vaya a haber

      Respuesta
  • el 14 mayo, 2018 a las 8:17 pm
    Permalink

    Estoy realizando un resumen, para mi blog, de esta estupendo artículo; pero deciros, que comentáis, que en la edición del 2001, acabó en el Ayuntamiento; ese año la corrí yo, y acabó en el Espolón, en el lado contrario, a donde acaba ahora.
    Jejejeje,, tengo foto y todo; saludos y buen trabajo………

    Respuesta
    • el 15 mayo, 2018 a las 10:02 am
      Permalink

      Tienes razón, fue en 1998 cuanto terminó en el Ayuntamiento. Lo hemos corregido. Muchas gracias

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *