Miguel Ferrer, un corredor popular en la élite del running

Miguel Ferrer ha practicado deporte desde que era niño, primero compitiendo como esquiador, siguiendo la tradición familiar, hasta los 14 años. Con 16 años se pasó a la bicicleta militando en el equipo Saunier Duval hasta que cumplió los 22 años. Con esta edad debía decidir qué iba hacer cuando cumpliera los 23 años, si continuar con la bicicleta y pasar a la categoría Élite o abandonar el ciclismo profesional. En aquellos días se vivían momentos complicados, en los que algunos deportistas utilizaban métodos distintos a los naturales y a Miguel le empezó a incomodar la situación. Por ese motivo decidió abandonar el ciclismo.

A partir de ese momento Miguel se dedicó a su mujer, a sus amigos y a su trabajo, dejando de lado el deporte. El sedentarismo y la falta de ejercicio le pasaron factura, llegando a pesar 84 kilos. Con el nacimiento de su primogénito, hace 8 años, decidió volver a la actividad física saliendo a correr.

La afición por correr no le llegó de forma inmediata. Miguel salía a correr de forma esporádica, sin ninguna pauta. Poco a poco se fue produciendo la mejoría y la motivación, por lo que las salidas para correr pasaron a ser cotidianas. Después llegaría su primera carrera y tras ella los éxitos en las competiciones:

– 3º puesto en La RiojaWine Ultratrail, 2015.
– 8º en el Campeonato de España de Maratón, 2016.
– 2º en La Rioja Ultratrail, 2016.
– Puesto 25 y sexto español en la Transvulcania, 2016.
– Vencedor en la San Cristobal Xtrem-Memorial Subteniente Casanova, 2016.
– Puesto 24 en el Buff Epic Trail, 2016
– Vencedor en el III Maratón Internacional Adidas Ciudad de Logroño, 2016.
– Primer español en el Maratón de Nueva York, 2016.
– Puesto 5º en el Campeonato de España de maratón, 2017.
– Mejor marca en medio maratón 1h07’47”
– Mejor marca en maratón 2h21’38”

Si hubiese que encasillarte en el mundo del running que diríamos: que eres corredor de asfalto, de montaña, de maratones de ultras…?

Soy corredor de lo que me echen. Al final de lo que disfruto mucho es de hacer deporte. Hoy corriendo por el monte he disfrutado como un verdadero animal. Ayer en la Adarraga disfruté haciendo 4×2000. Me encanta el asfalto, me encanta el trail… es que me gusta todo.

En la Transvulcania, cuando hago 74 kilómetros y llevo el cuerpo a límites insospechados, me gusta ese punto “sado”. No me gusta sufrir, pero sí lo que me aporta una vez que has terminado la prueba al ver que lo has dado todo.

En todo caso, siempre has recalcado que eres corredor popular

Totalmente. Otra cosa es que tenga unas cualidades mejores o que las sepa rentabilizar mejor que cualquier otro popular. Hasta es posible que incluso entrene menos que un corredor popular. Voy por sensaciones y hago lo que me da la gana, cuando me da la gana, siempre. Hoy estaba corriendo por la montaña y ayer estaba en la pista. No me debo a una rutina y así seguiré mientras corra.

Los corredores de montaña dicen que la montaña engancha más que el asfalto. Tú que compaginas ambas modalidades ¿Qué te tiene más enganchado?

Al cincuenta por ciento. Me encantan las dos, pero también es cierto que en su justa medida. Yo suelo hacer doble temporada: desde finales de agosto hasta marzo hago temporada de asfalto; y desde marzo hasta agosto hago temporada de trail. Y me pasa que cuando que llego al final de esas medias temporadas estoy deseando cambiar. Siempre empiezo con muchas ganas cada temporada, las disfruto mucho, pero termino deseando hacer ritmos nuevos, en rutas diferentes y con rivales distintos.

En las carreras de montaña ¿quién marca la diferencia, el corredor que tiene más técnica para subir o el que tiene más técnica para bajar?

Yo creo que el corredor que tiene mejor técnica de bajada. Yo soy muy buen subidor, de hecho pocos pueden subir al nivel al que lo hago en competiciones. En el mundial coroné el octavo pero perdí 16 puestos en los bestiales 15 kilómetros de bajada. La diferencia la marca la bajada porque hay que tener mucha fuerza para aguantar el desgaste que ésta produce. Las subidas las hago con esfuerzo pero relativamente relajado y sin embargo las bajadas te imprimen mucha tensión que es difícil llevar.

No se puede negar que lo das todo en las carreras, la prueba son tus sonadas caídas como en la Rioja Ultra Trail y en la Transvulcania

Hace dos años en la Transvulcania iba el noveno y una caída en el kilómetro 63 me mandó todo al traste, hasta el punto de retirarme 8 kilómetros más abajo porque me había dejado muy mal. En esa carrera podía haber terminado entre los 10 primeros que para mí, que era mi primera ultra, hubiese sido muy bonito, pero son cosas que pasan.

En la Rioja Ultra Trail, si no me hubiese caído ese año en esa etapa, podía haber mantenido a raya a Luis Alberto Hernando, porque creo que yo iba un poco más fuerte que él para la última subida.

Pero bueno, no hay que darle muchas vueltas. Al final estas cosas también son parte de la carrera.

¿Qué carrera es la más dura en la que has participado?

La Buff Epic Trail, el campeonato del mundo, sin lugar a dudas. Es bestial: 3.400 metros de desnivel positivo y 7.000 metros acumulados en 42 kilómetros. Toda la carrera llena de verticales hacia arriba y verticales hacia abajo. Me pareció inhumano, una bestialidad. Yo llegué a meta que no tenía piernas para dar ni un paso.

En pruebas tan duras como maratón o ultra ¿debería ser obligatorio la prueba de esfuerzo?

Yo creo que sí. Al final creo que todos deberíamos exigir más, pero ahí entra la lucha entre corredor y organizador. Lo veo en la Rioja Ultra Trail que pones 8h30’ horas para completar la última etapa, que es un tiempo más que suficiente, y hay gente que se queja porque debería haber más tiempo. Yo creo que si no eres capaz de terminar la etapa en ocho horas y media no debes correr esa carrera. Existen parámetros para que la organización decida qué perfiles pueden participar en su carrera.

La prueba de esfuerzo se la debería hacer todo el mundo no sólo porque te lo exija la organización, sino porque es recomendable. Cada año el cuerpo puede variar y tienes que saber si estás apto o no por tu propia seguridad, no porque te lo obligue el organizador de una carrera. Creo que es algo personal. Además una prueba de esfuerzo no resulta muy cara.

¿Hacer un maratón en cinco horas es correr un maratón?

Joer qué pregunta (risas). Hombre, creo que la pregunta debería ser ¿un corredor de 35 años que ha tardado 5 horas en hacer un maratón, ha corrido un maratón? Yo creo que no. ¿Una persona de 60 años que tarda 5 horas ha corrido un maratón? Entonces te diría que sí.

Una persona que quiera correr un maratón debe saber que tiene que estar preparado y ahora lo tiene muy fácil porque en internet hay mucha información al respecto. Sin embargo, hay corredores que se salta todos los pasos: una persona que lleva un año corriendo ya quiere correr un maratón y además quiere hacerlo en menos de cinco horas. Primero, va a ser muy difícil y segundo, estás maltratando a tu cuerpo.

Al final habría que definirlo por edades.

La semana pasada se presentó la tercera edición de la Rioja Ultra Trail con nuevos recorridos en la 2ª y 3ª etapa. ¿Qué van a encontrar los corredores?

Una aventura que pocas veces van a ver. Hoy he disfrutado haciendo la segunda etapa una barbaridad, ha sido increíble. Es súper bonita, un recorrido precioso. Son tres etapas duras y hay que estar preparado, por eso a la Rioja Ultra Trail vienen corredores que quieren llevar sus cuerpos al máximo nivel.

Este año además se ha organizado el evento para que sea compartido. La organización ha preparado una serie de actos alrededor de la carrera que la van a hacer única a nivel nacional. Desde comidas organizadas junto a los ayuntamientos de los pueblos a los que se llega en las etapas, pasando por hinchables para los niños y mucho más, que va a hacer que los participantes de este año se lleven la Rioja Ultra Trail en el corazón que es lo más importante.

Una segunda etapa de la Rioja Ultra Trail muy dura

Muy dura, sí. Mucho más dura que la del año pasado. El año pasado, San Román-Enciso fue una etapa en la que, a pesar de los desniveles, se podía correr casi a ritmos de asfalto, pero en la de este año no. En la segunda etapa de esta edición los desniveles son muy importantes, de entorno a los 1.200 metros positivos. Además no solo es el desnivel, es también la dureza de las subidas y de las bajadas. Pero a pesar de todo, tiene una belleza increíble: una vez que se corona Peña Bajenza tienes unas vistas preciosas.

‘Una carrera contra ti mismo’ es el lema de la prueba pero toca enfrentarse de nuevo a Luis Alberto Hernando

Luis Alberto es único, es doble campeón del mundo. Este año viene con la vitola de ser dos veces campeón del mundo, por la FEDME y por la Federación Internacional de Atletismo. Por lo tanto es el mejor y es muy difícil batirle. Además tiene otra virtud –que es un problema para los demás- y es que no se deja ganar ni a las canicas. Eso es importante conocer porque sabes que si le ganas es que has sido mejor que él.

Para muchos corredores correr el maratón de Nueva York es un sueño. Tú además de cumplirlo fuiste el primer español en llegar a meta el año pasado. ¿Cómo lo viviste?

Para mí la carrera no sé si fue la más bonita pero sí en la que más emociones he vivido, no solo por lo que viví allí sino por lo que viví después. Te cambia como corredor porque parece que todo lo que has hecho anteriormente a la gente no le interesa. Sin embargo vienes de Nueva York, de ser primer español y sexto europeo, y a la gente le llama mucho más la atención. Personas que no conoces de nada o vecinos que no sabían ni que corrías, ese día se enteran que has corrido porque sales en todos los medios de comunicación. Por eso me llama más la atención la repercusión que genera la carrera que la propia maratón.

La maratón de Nueva York es muy bonita, es una maratón que alguna vez en la vida hay que correrla. La infraestructura que montan es a lo grande, como americanos que son, y ves cosas que todo te suena. Yo tuve la suerte de correr toda la carrera solo teniendo una vista privilegiada y disfruté muchísimo.

A pesar de llegar a meta entre los 40 primeros de más de 50.000 participantes de la carrera neoyorquina, tuviste un pequeño problema

Sí, porque el resultado no fue lo que tenía que haber sido ya que la organización nos sacó dos minutos más tarde que la élite. Si sacas primero a 80 corredores profesionales, que corren más que tú, y les dejas dos minutos de ventaja, pues es complicado. Y si ya para rizar el rizo, entre los corredores profesionales y el resto metes a otras 500 personas invitadas que, con todos los respetos, son para hacer el maratón en 5 horas, todos los que fuimos acreditando marca salimos atropellándolos. Hasta el kilómetro, 3 que me quedé solo, fue caótico y me trastocó los planes de carrera.

En tantas carreras largas has tenido que vivir mil anécdotas

Una de las anécdotas que no olvidaré jamás ocurrió precisamente en la maratón de Nueva York. Cuando vas a correr allí te lees toda la información, como vuestro artículo sobre cómo encontrarte con los familiares en la meta. Así que ya íbamos aleccionados de cómo nos íbamos a encontrar al llegar a meta. Como corríamos mi hermano yo, entre 50.000 personas, quedamos con nuestros padres y su mujer en un punto de Central Park. Habíamos estado el día anterior en ese punto para que no hubiese dudas. La idea era que nadie se fuera de ese punto hasta que estuviésemos todos juntos.

Yo llegué el primero, me dieron un plástico para protegerme del frío y pensando que ese era el famoso poncho me salí por una escapatoria hacia donde estaban mis padres. Me cambié de ropa allí mismo porque hacía muchísimo frío y esperamos a mi hermano. Fue pasando el tiempo y mi hermano no aparecía. Después de tres horas y media esperando, preocupados porque pensábamos que le había pasado algo, me fui al hotel que estaba a cinco kilómetros. Cuando llegué al hotel estaba él allí tan tranquilo. Había llegado a meta media hora más tarde que yo, se había metido en el metro y se había ido al hotel. En ese momento le hubiese matado; bueno, yo mis padres y su mujer.

Nourredine Benmeziane, Eric Soria, Santi Sierra, Nacho Hernando, Enrique Arpón, Silvia Gallo…. Un equipo muy completo el del Ferrer Sport Center Team

Sí, es un equipo completito, con corredores con mucha experiencia y muchas ganas, y que puede ser la base para un gran futuro. Es un equipo que, aunque solo lleve dos años, ha nacido para quedarse.

Tenemos un gran valor que es Santi que es muy técnico y es el que tira del equipo buscando carreras y perfiles de corredores. Mi hermano Pedro se encarga del aspecto organizativo y yo del deportivo.

¿Tu hermano Diego es tu mejor compañero de correrías?

Mi hermano Diego y Andoni González son los mejores compañeros porque nunca fallan. Siempre salgo a correr con ellos y siempre están ahí. Lo que pasa es que con mi hermano Diego me ha tocado vivir unas experiencias como la del año pasado en el maratón de Sevilla que vino con nosotros para optar al Campeonato de España por clubes, y llevando la marca para hacerlo se tuvo que retirar en el kilómetro 35 por una lesión. Tres semanas más tarde se había recuperado y decidimos irnos a Barcelona a hacer la marca. Para mí fue muy especial porque llevé a mi hermano hasta meta y consiguió la marca después de todo lo que había sufrido para llegar ahí.

Hay una leyenda urbana que dice que Miguel Ferrer no tiene entrenador

Leyenda y realidad. Pero quiero matizar que todo el mundo que quiera correr a un cierto nivel debería tener un entrenador y los recursos para crecer como corredor. En mi caso, tengo una edad en la que entiendo que no me hace falta un entrenador porque mejor que yo no me conoce nadie. Soy un corredor con un tiempo limitado para correr porque debo compaginarlo con mi familia, mis tres hijos y mi trabajo.

No tengo entrenador porque como nadie sabe si estoy cansado o no, si ese día puedo o no, al final soy yo el que me preparo los entrenamientos. Hay días que salgo a hacer series y me tengo que dar la vuelta porque estoy cansado físicamente o agotado mentalmente. Por eso no tengo entrenador, porque no me puedo comprometer.

Una curiosidad ¿Cuántas zapatillas gastas al año?

Prácticamente un par cada dos meses o dos meses y medio.

¿Cuáles son los próximos retos para este año?

De aquí a final de temporada voy a estar centrado en la Rioja Ultra Trail para estar lo más arriba posible. Luego iré a la Transvulcania un año más donde voy a arriesgar todo, porque no tengo nada que perder, aunque igual me quedo tirado en el kilómetro 50 o 55…

Más adelante, el 6 de agosto, tengo el Campeonato de España de Trail por Clubes en Vistabella, que correremos con el Ferrer Sport; y después haré el Maratón de Berlín y el Maratón de Logroño otra vez.

Vídeo de la entrevista

Fotografía de David Cámara. Ayudante de fotografía Carlota Pujades.

5 comentarios sobre “Miguel Ferrer, un corredor popular en la élite del running

  • el 14 marzo, 2017 a las 11:09 pm
    Permalink

    Muy buena entrevista con mi fiel compañero de batallas ¡¡¡ aún que cada uno a su nivel !!! Para mí es un ejemplo a seguir como deportista y como persona es un fiel compañero y amigo !! Un poquito cabroncete cuando me saca de punto pero ami al final me viene bien porque me pone fino !! Bueno amigo empezamos juntos en esto de correr y seguiremos asta que el cuerpo aguante . Sigue así amigo Miguel ferrer muro.

    Respuesta
  • el 16 marzo, 2017 a las 5:14 pm
    Permalink

    Hacia tiempo que no me sentía tan ofendido leyendo una entrevista.

    Como puede ir diciendo que entrena menos que los corredores populares, cuando entrena TODOS los días. Que cambia de zapatillas cada dos meses….,claro, como cualquier corredor popular.

    Si hubiese dicho en la entrevista que todo lo que consigue es por su trabajo, su dedicación, el tiempo que no dedica a la familia…. Pues oye, chapó, te lo curras mucho. Pero no es el caso. A este señor habría que enseñarle lo que significa la palabra “humildad”

    Respuesta
  • el 18 marzo, 2017 a las 9:28 am
    Permalink

    Habrá alguna entrevista o blog de autobombo en la que no diga que es padre de tres hijos y que trabaja? Habría que ver su día a día…

    Respuesta
  • el 23 marzo, 2017 a las 1:11 pm
    Permalink

    Aprovechando su comentario sobre el tiempo que le ocupa su trabajo, le podría haber preguntado la relación de SAPJE con el Ayuntamiento de Logroño, seguro que también se hubiera reído, 😉
    Menudo peligro tiene el amigo

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *