Nuevo corredor ecológico del Ebro

corredor-logr

Logroño contará con un corredor ecológico en la margen derecha del Ebro, que coincidirá con el GR entre la zona denominada Soto de los Americanos hasta el meandro del Cortijo. En total, el nuevo corredor tendrá 22 kilómetros.

EL sendero toma como base el tramo GR-99 definido hace años por la Confederación Hidrográfica del Ebro como Camino Natural del Ebro que une Fuenmayor y Agoncillo.

El proyecto, presentado el pasado 25 de agosto por la Alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, será ejecutado en cinco fases, siendo una actuación que abarcará varias Legislaturas. En la presente legislatura la previsión es acometer 6 kilómetros en dos tramos que incluyen el final del Parque del Iregua al Soto de la Sabuquera (3.076,926 metros) y de ahí hasta el Soto de los Americanos (3.534,662 metros).

El total del proyecto abarca cinco tramos: -Tramo I. Desde el inicio del sendero, en el Camino de la Bodeguilla, junto al término municipal de Fuenmayor, hasta el Camino de La Llana, junto a una explotación minera. Longitud: 6.362, 800 metros. -Tramo II. Hasta un área de descanso en la LR-441, de Logroño a El Cortijo. Longitud: 2.731,472 metros. -Tramo III. Hasta la senda que existe en el Parque de El Cubo, pasado el puente de Sagasta, conectando con los itinerarios existentes en los distintos parques del tramo urbano coincidiendo con el Camino Natural del Ebro GR-99. 4.892,018 metros. -Tramo IV. Hasta el Soto de la Sabuquera y el Camino de Canicalejo, conectando con la red de caminos públicos que existe. 3.076,926 metros. -Tramo V. Hasta el Soto de los Americanos y el Camino Viejo de Calahorra, en donde vuelve a conectar con el trazado del GR. 3.534,662 metros.

El trabajo partirá de un análisis de todos los elementos susceptibles de sufrir impacto: flora general, ecosistemas, erosión, fauna, aguas, paisaje y socioeconomía. Se procederá depués a la retirada de vegetación rala o seca e incluso peligrosa por su estructura, limpieza de residuos inertes, nivelaciones groseras, perfilados, subsolados y laboreo de superficies anexas al sendero, aporte de tierras vegetales, rastrillados y despedregados, acolchados con mantas de coco, siembras e hidrosiembras de taludes y reposiciones vegetales autóctonas. También se contempla la creación de nuevos bosquetes de ribera, ornamental y mediterránea, con plantas productoras de bayas para la fauna; y otros bosquetes para la ocultación de espacios degradados y la fauna.

El sendero será equipado con un mobiliario que tendrá el triple objetivo de facilitar el descanso (bancos, mesas, aparcabicis…); mejorar la seguridad del usuario (talanqueras o vallados, hitos de cierre a vehículos); y adecuar algunos espacios de ocio junto al río. El equipamiento seguirá las premisas de rusticidad, integración, sostenibilidad, durabilidad, reutilización… y también tendrá presente las limitaciones legales que impone el actuar en zonas de dominio público hidráulico, así como otros condicionantes como el vandalismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *