Camilo Santiago, de tercera división de fútbol a primera división del running

Camilo Santiago Giménez, nacido en Molina de Segura, provincia de Murcia, el 22 de diciembre del 1982. La casualidad quiso que su pasión por el atletismo fuera un amor a primera vista. Después de toda la vida jugando a fútbol, en 2011 un amigo le propuso correr la media maratón de San Sebastián aprovechando el dorsal de un corredor que había causado baja. Ese día disfrutó mucho de esa carrera y quedó enganchado al mundo del running. Dado su carácter competitivo, optó por mejorar entrenando para las carreras, abandonando entonces el fútbol.

Desde el verano pasado milita en el equipo del Añares Rioja y se ha mudado del pueblo que le acogió desde niño, Albelda, a Zaragoza.

Su palmarés es ya amplio a pesar del poco tiempo que lleva en este deporte, destacando:
– Cuatro años consecutivos campeón de la Rioja de Cross
– Vencedor en la Media Maratón Ciudad de Burgos 2013, con un tiempo de 1h10’46″.
– Vencedor en el Maratón de Logroño 2015.
– Vencedor del 10K de Tarragona 2016, con un tiempo de 29’15” .
– Vencedor en el Medio Maratón de La Rioja 2016, con un tiempo 1h09’52”.
– Cuarto español en el Maratón de Valencia 2016, con un tiempo de 2h18’56”.
– Vencedor en la I Subida a Clavijo 2016, con un tiempo de 1h02’28”
– Vencedor en el EDP Bilbao Night Marathon 2016, con un tiempo de 1h05’56”.
– Quinto puesto en el Campeonato de España de Media Maratón 2017, Granollers, con un tiempo de 1h05’55”.

Te hemos visto en asfalto, cross, trail, 10K, media maratón, maratón, ultra.. ¿eres multidisciplinar o es que te gusta experimentar?

Por lo general, cuando empiezas en algo nuevo siempre pruebas todo. Al principio no corremos para encasillarnos en nada. Es bueno probar y conocer nuevas facetas de este deporte que es muy amplio. Luego, evidentemente, tenemos unas prioridades y unos gustos; a mí particularmente lo que me gusta es la ruta, pero como dices he hecho de todo. Le recomiendo a cualquiera que comience a practicar este deporte que pruebe todas las disciplinas, porque se va a divertir y que si se quiere especializar en algo que sea más adelantes.

¿Y el tartán?

El tartán es, de todas las disciplinas, la que menos he tocado. De hecho, en las incursiones ocasionales en tartán las he hecho sin prepararme específicamente para ello. Sin embargo este año la preparación de verano va totalmente enfocada a intentar ir al campeonato de España de 5000, que creo que exigen una marca de unos 14 minutos; el año pasado hice 14’30” sin hacer preparación específica y este año me he propuesto acercarme a esos 14 minutos y poder ir al Campeonato de España de tartán, aunque va a ser muy complicado porque es una disciplina muy diferente a lo que hago.

Los que te seguimos pensamos que lo mejor de Camilo en el running está por llegar, que estás en progresión ascendente. ¿Tienes tú también esa sensación?

Yo soy el primer sorprendido de haber llegado a donde he llegado. Con mi mujer, que es la que ha compartido conmigo mi primera carrera en San Sebastián hace 4 o 5 años hasta ahora que he conseguido ser quinto en un campeonato de España en media maratón, lo comentamos muchas veces, que quién nos iba a decir entonces que íbamos a ir con atletas de ese nivel en el mismo paquete. La evolución ha sido rápida, y como bien dices, todavía estoy evolucionando. Ahora he dado un paso importante al quitarme la carga laboral y poder dedicarme a entrenar y sobre todo poder descansar más.

Lo mejor no sé si está por llegar, aunque creo que todavía tengo algo que dar, pero veremos si es lo mejor o sólo un poco más. Espero que sea más.

Se dice que un atleta de élite que no tenga molestias físicas es una atleta que no entrena lo suficiente ¿Cómo van tus molestias? ¿Cuál es tu rutina de entrenamiento?

Para que sepa el corredor popular que entrena por placer o que sale a correr, que no a entrenar, que es muy diferente, yo me he dado cuenta de que estoy más en serio en esto cuando, por ejemplo, ayer mismo mi suegra me preguntó si iba a ir a entrenar, cuando antes me preguntaba si iba a correr. Entre correr y entrenar hay una diferencia muy grande.

Yo entreno con dolor el 99% de los días. Son dolores llevaderos, solo son molestias, no son dolores evidentemente crónicos ni que te impidan correr. Desde hace bastantes meses tengo una fascitis en un pie que unos días duele más y otros menos, pero si quisiera recuperarme tendría que estar parado y eso no es posible porque para caminar tienes que apoyar la planta del pie. El entrenamiento de élite conlleva entrenar siempre con algún dolor.

¿Cuál es el entrenamiento que más te cuesta realizar? Aquel que cuando tu entrenador te propone te provoca el resoplido.

Los entrenamientos más duros que he hecho, sobre todo a nivel psicológico, son los de maratón. Para Valencia hice un entrenamiento de 2 x 10000, sobre 32 minutos, y cuando estás calentando estás pensado lo que te queda por delante. Si no estás muy motivado o no estás al cien por cien te cuesta superar ese peso psicológico.

He hecho otros de 3 x 5000 y 3 x 8000 que también son bastantes duros. Hay uno en concreto que no es duro por la distancia, sino por la dureza del final, que es hacer 20 kilómetros a un rimo de entre 3:40 y 3:45, terminando los últimos 5 kilómetros a tope, intentándolos hacer entre 15’30” y 15’50”. Psicológicamente este entreno es duro porque mientras vas haciendo el rodaje durante los primeros 15 kilómetros vas pensando que todavía te queda lo peor.

¿Quién elige las carreras en las que participas, tú, el entrenador, el patrocinador…?

Hasta el año pasado las había elegido yo. Ahora las sigo eligiendo en un 80%; el equipo elige el otro 20%, que son los campeonatos federados, o las carreras a las que el club les interesa que están sus atletas. Pero la verdad es que la relación con la directiva del Añares Rioja es casi de familia y no nos cuesta ponernos de acuerdo. Casi me atrevería a decir que ellos me dejan hacer lo que yo prefiera.

¿En tus carreras cuánto hay de estrategia y cuánto de esfuerzo físico?

Todas las carreras no son igual. En la mayoría de las carreras suele ser esfuerzo físico, porque tampoco soy una persona de pensar mucho a la hora de correr, simplemente confío en las posibilidades que tengo y salgo a por todas.

Hay carreras como la de este domingo pasado, que era un campeonato y por circunstancias se convirtió en una carrera muy táctica. Éramos un grupo de cinco o seis españoles para cinco o seis puestos. Con el viento que hacía nadie quería tirar, con lo cual se convierte en una carrera táctica. Son contadas las ocasiones en las que pasa eso, pero para cuando ocurre hay que tener preparada esa psicología que te permita aguantar para ganar en los últimos metros de una carrera.

Ahora mismo eres el quinto mejor español en medio maratón, a tan sólo 3 minutos de Javi Guerra, actual campeón de España. ¿Te vas a centrar en ir escalando puestos en medio maratón o tienes otras prioridades?

La media maratón es la prueba en la que empecé y la que más me gusta; no sé si es la que mejor que se adapta a mí, pero sí la que más me gusta. Es difícil escalar más en media maratón. El año que viene, si estoy en buena forma y puedo competir en el campeonato de España de media maratón, será difícil mejorar el quinto puesto, porque los que están por delante como Guerra, Castillejo, Jesús España, son atletas que están a un nivel por encima. Sin embargo voy con ilusión y sabiendo que en una carrera no hay nada escrito y pueden pasar muchas cosas. Como siempre digo hay que estar el primero de los segundos por si alguno de los primeros falla.

¿Durante las carreras el trabajo de equipo es tan fundamental como puede serlo en el ciclismo u otros deportes?

No tiene nada que ver con el ciclismo, este es un deporte mucho más individual. Aquí el beneficio de ir a rueda se nota en pocos casos y si vas mejor que un compañero tirarás para adelante. Tampoco hay pruebas específicas para equipo, quitando el Campeonato de España por clubs de cross el resto son a nivel individual. Incluso en el campeonato de cross te interesa quedar lo más adelante posible porque eso va en beneficio de tu equipo. No por quedarte atrás y entrar en grupo vas a beneficiar al equipo.

¿Cómo se conjuga entonces compañerismo y rivalidad en un deporte en el que compites hasta con corredores de tu propio equipo?

La verdad es que es curioso que en un deporte tan individual se puede tener tanta afinidad o tanto respeto o incluso empatía con tus propios rivales. Yo creo que es porque este es un deporte con el que primero luchas es contra ti mismo y cuando terminas una carrera en la que lo has dado todo, sinceramente que te da igual el puesto en el que hayas terminado. Hace tiempo que dije que este era un deporte que para ganar no necesariamente tienes que ser el primero, puedes ser el 100, el 300 o el 25 y puedes sentirte más feliz como que el que ha ganado. A mí me ha pasado. Pienso que es porque te deja tan satisfecho el esfuerzo que has hecho que no importa quedar más adelante o más atrás.

¿Cómo es tu relación con anteriores compañeros de equipo?

Gracias a Dios tengo muy buena relación con todas las personas con las que he coincidido en el mundo del deporte. Soy una persona muy extrovertida y no me cuesta mucho hacer amistades.

¿Tu alimentación, estilo de vida y entrenamientos son más exigentes ahora que cuando jugabas a fútbol?

No tiene nada que ver de cuando jugaba a fútbol a ahora. Ahora es todo mucho más profesionalizado o más estructurado. El fútbol era algo que me sacaba de la rutina. El fútbol siempre me ha encantado, lo he practicado desde que tengo uso de razón hasta los 27 o 28 años. Me lo he pasado muy bien con el fútbol, pero no es comparable con correr. El sentimiento es diferente. Aquí entrenas para ti, sabiendo que el beneficio total es tuyo y en el fútbol cuando vas a entrenar tú solo eres una parte de algo muy grande. En el fútbol había días que entrenabas a tope y sin embargo había compañeros que ese día no estaban bien y te generaban frustraciones. Otros días era al revés, eras tú el que no estaba bien. Además el fútbol que practicaba era a nivel amateur y por lo tanto es difícil hacer comparaciones.

¿Tienes alguna frase motivadora o piensas en algo o en alguien cuando las cosas no van bien en una carrera?

Para lo bueno o para lo malo creo mucho en mí, creo mucho en mi trabajo. Soy una persona que tengo un amor propio muy grande. En el fútbol esto lo canalizaba para ser más agresivo o quizá sacar de mí una parte muy negativa. Sin embargo aquí me ocurre todo lo contrario, me sirve para esforzarme mucho más porque en este deporte estás tú solo contra ti mismo y por lo tanto la autoexigencia que me hago es muy grande.

¿Cuál ha sido tu peor momento en una carrera?

Peor sensaciones en una carrera fue en el Campeonato de España de Cross del año pasado, porque venía de correr el Maratón de Sevilla y no había recuperado físicamente. Mi mujer cuando terminé el cross vino corriendo a donde yo estaba porque se pensaba que me había pasado algo.

A nivel experiencia, un cross que corrí en Zaragoza que, como en todos los sitios, siempre hay una oveja negra. Esa vez me tocó compartir carrera con un llamémosle corredor -que no deportista- que jugó bastante sucio y experimenté una sensación contraria a todo lo que había vivido. En este deporte siempre nos animamos y nos apoyamos aunque luego vamos todos contra todos. Con esta persona hubo unos empujones y unos gestos muy feos que me dejó un poco planchado, pensando si resultaba que también había tontos en este mundo. Gracias a Dios solo fue esa vez y el resto siempre ha sido bueno.

¿Y tu mejor carrera?

Es difícil quedarme con una carrera porque he tenido muchas buenas. A nivel emociones, que igual es por lo que de verdad corremos, me quedaría con la Media Maratón de La Rioja del año pasado, porque era una prueba que no la había ganado nunca y llevaba varios años corriéndola. Correr aquí, en Logroño, es espectacular porque me siento muy querido. El poder ganar la carrera aquí significó mucho y me quité la espina de no haberla ganado nunca.

Estás casado, eres padre, ¿la familia se convierte en tu equipo de apoyo que te acompaña en tus desplazamientos a las carreras, respeta tus descansos, se adaptan a tus entrenamientos y tu alimentación? ¿Cómo compaginas la vida familiar con tu profesión?

Sin duda. Para lo bueno o para lo malo son los que están más cerca y son los que sufren mi estado de ánimo. También me considero una persona que casi siempre está contento o tiene buen estado de ánimo. Tengo, como todo el mundo, mis taras, pero creo que soy una persona con la que es fácil convivir, aunque esto habría que preguntárselo a mi mujer.

La verdad es que me apoyo mucho en ellos, sobre todo en mi mujer. Cuando la conocí yo no practicaba este deporte y se ha tenido que readaptar a mi nueva vida. Ella no ha puesto casi ninguna pega, respetándome siempre dentro de unos límites, aunque reconozco que a veces he sobrepasado esos límites. Ella siempre ha estado ahí, siempre me ha respetado y siempre ha creído en mí. Ahora que yo he dado el paso de dedicarme al atletismo, que a nivel familiar se ve resentido porque yo no gano tanto dinero como antes, ni mucho menos, ella sigue ahí al pie del cañón, pasando a llevar las riendas de la familia, posibilitando que yo pueda cumplir mi sueño de dedicarme a esto profesionalmente.

Eres el artífice de la Carrera Subida Logroño-Clavijo y clarísimo vencedor de la primera edición. ¿Qué te motivó a organizar esa carrera y cómo fue tu experiencia como organizador?

La inspiración vino de la ilusión. Esa subida la he hecho infinidad de veces entrenando y siempre me he dicho lo bonito que tenía que ser hacerlo en carrera. El año pasado se lo propuse a Ángel, mi entrenador, y entre los dos nos pusimos manos a la obra. El resultado fue aceptable para ser la primera edición y este año repetimos el 30 de abril esperando hacerlo mejor. Habrá este año más nivel competitivo en carrera, así que no creo que me sea tan “fácil” ganar.

Perfecta organización la de aquella carrera y detallazo tuyo, de Toni Abadía y Marta San Tomás con el último corredor, acompañándole hasta meta durante los últimos metros.

El detalle con el último corredor son cosas que el destino te ponen ahí y tú las puedes aprovechar o las puede dejar escapar. La ayuda que tuve de Toni Abadía fue muy importante, porque es una atleta que ahora mismo es lo mejor que tenemos en España. El hecho de bajar unos metros antes de la llegada y acompañar al último corredor, cuando en otras carreras han quitado incluso el arco antes de que lleguen los últimos, fue un detalle que gustó. No hay que olvidar que las carreras se organizan para los corredores populares, porque son el grueso de las carreras y son los que te van a juzgar para bien o para mal. Puesto en el lugar del organizador me interesaría tener más contento al popular que al élite.

¿A qué se ha debido tu traslado a Zaragoza?

Pues es por amor. Mi mujer es de Zaragoza y encontró allí un trabajo muy bueno, así que durante unos siete meses yo me quedé aquí trabajando y ella se marchó allí con la niña. Por aquel entonces mi hija tenía un año y no me quería perder eso porque es algo que jamás va a volver. Hablando con ella, con mi representante, con mi entrenador y con mi entorno más cercano, decidimos que era posible dedicarme el tiempo que fuera posible a esto. El hecho de dar el salto al atletismo profesional posibilitaba que yo me fuera a vivir con ellas. Así que nos compramos un piso en Zaragoza y allí estamos, la verdad que muy feliz porque estoy con mi familia. Aquí he dejado muchas cosas que echo de menos, pero la distancia no es muy grande y cada vez que quiera puedo venir, que es lo que hago.

Tenemos nuevo presidente en la Federación Riojana de Atletismo ¿En qué crees que debería empezar a trabajar? ¿Qué crees que es lo está pidiendo a gritos el atletismo riojano?

Como en toda España hay un claro ascenso de gente que está practicando el running y creo que la labor más inmediata sería intentar que esa afición al running se vea reflejado en el atletismo. No tengo la fórmula, pero creo que el primer paso para que este deporte sea más apoyado por las instituciones, como pasa en otras comunidades como en Valencia. En La Rioja, para ser una comunidad muy pequeña, con un porcentaje de habitantes pequeño, tenemos muchas carreras y de buen nivel, con varios cientos y miles de inscritos. Así que el quiera hacer deporte tiene carreras para hacer. Pero el atletismo no solo es correr, el atletismo son lanzamientos, son saltos.., son muchas más disciplinas. El atletismo, por suerte o por desgracias, es muy polifacético, así que yo intentaría llevar más a la gente a la pista como están haciendo mucho en mítines populares. Quizá cuando la gente pruebe aquello igual descubre que es divertido y que le gusta. Es posible que así la gente haga también atletismo, no solo running.

¿Cómo explicas que el número de corredores populares esté en ascenso y no así el número de licencias federativas?

Yo creo que porque el popular no sabe -o no tiene una información clara- por qué se debería federar. ¿Por qué se tiene que federar si puede igualmente entrar a unas pistas como las de la Adarraga? Si no tiene ninguna ventaja… No es como en el fútbol que necesitas un equipo. Aquí solo es necesario unas zapatillas y ganas para correr. Es difícil venderle al corredor que es necesario federarse, cuando para apuntarse a una carrera solo necesita inscribirse, o puede ir a entrenar a la Adarraga.

Quizá desde la Federación, con ayuda del Gobierno, deberían ofertar algo para que sea realmente rentable pagar 70 euros de licencia anual. Que el corredor vea, por ejemplo, que tiene derecho a un número de carreras populares, o a un reconocimiento médico… En definitiva que la persona vea que por el hecho de estar federado tiene unas ventajas y le sale a cuenta, aunque luego no vaya a correr ninguna carrera.

Tú que has sido jugador de fútbol y que supongo que empezarías jugando en el colegio, viendo tu cambio de futbolista a corredor ¿Crees que los colegios deberían dar más importancia al atletismo? ¿Crees que se están perdiendo futuros atletas por la falta de preocupación de los colegios por el atletismo?

En mi caso la culpa la tuvo mi hermano, porque era tan malo en fútbol que yo me creía Maradona a su lado y pensaba que llegaría a algo en ese deporte. Hablando en serio, creo que el fútbol por desgracia se come al resto de los deportes. Incluso me atrevería a decir que el fútbol habría que separarlo del resto de deportes porque, aunque he sido muy aficionado al fútbol, para mí cada vez tiene menos valor este deporte; ya no hay sentimiento, y muchos de los valores que para mí tiene el deporte, el fútbol los ha perdido: futbolistas que se han ido a ligas inferiores por ganar más dinero, gente que no es feliz ganando 8 millones de euros y lamiéndole el culo a todo el mundo… Aquello de los Camacho, Goicoechea y toda esa gente se ha perdido. Jamás vas a ver a equipos que no sean el Real Madrid o el Barcelona ganar la liga; es imposible porque es un negocio y las dos multinacionales que son Real Madrid y Barcelona van a hacer con el resto lo que les dé la gana.

En los colegios creo que el fútbol debería ser la última opción porque siempre va a estar ahí. Hay que intentar que el niño pruebe otros deportes. Sí que es verdad que en edad escolar es bueno que prueben deporte de equipo porque fomenta muchas cualidades de compañerismo y de relacionarse, pero dejaría el fútbol como opción. O incluso obligaría a que el niño jugara al fútbol junto con otro deporte para que salga de ese bucle de fútbol que nos bombardean a diario. Que el niño realmente se dé cuenta de que para jugar al fútbol va a tener mucho tiempo y que pruebe otros deportes, porque igual ha salido con unas buenas cualidades para jugar a tenis y se está perdiendo al Rafa Nadal de turno.

Como corredor de maratón, ¿crees que veremos en breve a alguien como Kenenisa Bekele bajar de las 2 horas en maratón?

Sinceramente creo que no. Ahora mismo, los casi 3 minutos que hay para bajar de las 2 horas en un maratón, supone correr casi 6 segundo más rápido por kilómetro y eso es muy difícil. Con el paso del tiempo es probable, no lo sé, pero yo creo que no lo llegaré a ver. En los próximos 20 o 30 años a lo mejor los tiempos seguirán bajando pero en mordidas de récord más pequeñas. Sería una sorpresa tremenda que alguien pudiese bajar de dos horas en un circuito, evidentemente, homologado y con todas las premisas que un récord del mundo requiere.

A nivel de marketing está muy bien pero bajar de esta barrera estratosférica de dos horas supone correr sobre 2’49” el kilómetro; es que lo pienso y me dan ganas de tumbarme. Yo creo que no lo veré, pero si alguien es capaz de conseguirlo habrá que rendirse a sus pies.

Entrenas a corredores populares junto con Ángel Gómez Alti; también a niños en Albelda ¿Es esta una forma de no perder el contacto con el running popular?

Ahora que tengo más tiempo intento llenarlo con cosas que me gustan. En Zaragoza también estoy entrenando a dos chicos, que por cierto, uno de ellos hizo el otro día marca personal y compartimos la alegría. Nunca había experimentado la sensación de tener a alguien a tu cargo y compartir la alegría de una marca desde otro punto de vista. Además aprendes mucho estando en el otro lado y experimentando con gente que tienen los mismos objetivos pero a distintas escalas.

En el Circuito Carreras de Logroño Deporte, en la que está incluida tu carrera de Clavijo ¿no crees que hay algunas pruebas demasiado exigentes para que un corredor popular pueda completar el Circuito, como puede ser duatlón o triatlón?

En cierto modo puede ser que sí. Como Ayuntamiento, organizador de ese circuito lo primero que buscan es “ruido”, es decir, hacer un circuito grande, con muchas carreras, que la gente de fuera vea que es un muy completo. Pero no creo que el Ayuntamiento se olvide del corredor popular al organizar el Circuito, más bien al contrario. Aunque realmente no sé si merece la pena el premio como para estar al pie del cañón participando en todas la pruebas, incluyendo un maratón y un triatlón.

¿Cuáles son los objetivos para este año?

A nivel general, acumular entrenamientos, ir mejorando, aumentar la capacidad aeróbica que está todavía en desarrollo por el poco tiempo que llevo en esto y sobre todo cumplir todo el año sin lesiones. Esto se consigue haciendo una buena planificación y no queriendo hacer más kilómetros porque ahora tenga más tiempo. Ahora me muevo en una media de entre 140 y 150 kilómetros a la semana, que con el descanso que tengo lo estoy asimilando muy bien. En definitiva, ir mejorando como atleta.

En cuanto a objetivos deportivos era bajar de 2h20’ en el maratón que en Valencia. Al final hice 2h18’ pero me quedé con la sensación de que podía haberlo hecho mejor. El quinto puesto en media maratón, creo que es lo máximo a lo que puedo aspirar. Ahora me queda el Campeonato de España de Cross por Clubs, en el que este año el Añares se presenta con un equipo muy competitivo y creo que tenemos opciones de luchar por el oro. Para La Rioja sería muy importante tener a un equipo campeón de España en cross, por el nivel que hay en este país. Quince días después tengo el Campeonato de España de Cross Individual. Esta es una espina que tengo clavada porque sé que tengo un nivel como para estar luchando con los mejores y hasta ahora no lo he conseguido.

El tartán queda para el verano. Intentaré ir al Campeonato de España en 5000 que aunque no lo tengo muy claro, lo voy a intentar.

Vídeo de la entrevista

Fotografía de David Cámara. Ayudante de fotografía Carlota Pujades..

Un comentario sobre “Camilo Santiago, de tercera división de fútbol a primera división del running

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *