Los corredores riojanos se unirán el próximo domingo a la fiesta del maratón de Nueva York

No es el más rápido, no es el más cómodo, pero dicen que es el maratón que todo fondista debería correr alguna vez en la vida. Es el maratón de Nueva York.

El próximo domingo, 3 de noviembre, Nueva York vivirá la edición 49 de su mítico maratón, uno de los más espectaculares y sin duda el más famoso del mundo. Este maratón está incluido en el campeonato Abbott World Marathon Majors junto con los maratones de Londres, Boston, Tokio, Berlín y Chicago.

Los 42,195 kilómetros de este maratón recorren los cinco distritos de la ciudad de Nueva York, desde Staten Island, donde tiene la salida, hasta la meta en Manhattan, pasando por Brooklyn, Queens y Bronx. El perfil es duro, con rampas en cada uno de los 5 puentes por los que pasa la carrera y unos 5 últimos kilómetros que van picando hacia arriba hasta llegar a meta. La dureza del circuito lo compensa la animación a lo largo de todo el recorrido, con más de 100 bandas de todo tipo de música y más de un millón de personas que forman el público que van llevando a los corredores en volandas.

Serán más de 53.000 los corredores que participarán el próximo domingo en el maratón de Nueva York, de los cuales 10.510 fueron seleccionados por sorteo el pasado 27 de febrero; el resto habrán debido acreditar marca, pagado a una agencia autorizada o hacer una donación a una ONG seleccionada por la organización.

Entre los corredores habrá más de 1.000 españoles. En 2018 fueron 1.096 los españoles que terminaron la carrera, 899 hombres y 197 mujeres, siendo el octavo país con más finishers de los 153 participantes.

Desde Logroño, hoy jueves, parten hacia la Gran Manzana para correr el maratón tres logroñeses con los que hemos hablado para conocer su objetivo en esta carrera. Además, hemos conversado también con Antonio Postigo, un veterano en esta prueba ya que es uno de los primeros españoles que corrió este maratón y que lo conoce muy bien como atleta, ya que lo ha corrido en 6 ocasiones, y como entrenador, ya que ha preparado a multitud de atletas para correr esta carrera. También nos hemos interesado por las zapatillas con las que correrán, tras la polémica con las de Kipchoge y la opinión de Postigo al respecto.

Jesús Fernández

Con 36 años, este será su cuarto maratón después de Valencia en 2016, Chicago en 2017 y Berlín en 2018; será su tercer Major. Será la primera vez que visite Nueva York, aunque no Estados Unidos. Su mejor marca en maratón la hizo en Berlín con 2h53. En media maratón tiene 1h19 en Azcoitia.

Empezó a correr hace 7 años, con 90 kilos de peso y tras dejar el baloncesto, deporte que practicaba desde niño. Ahora, además de entrenador, cuenta también con nutricionista con el que ha bajado, con mucho esfuerzo, a los 66 kilogramos, midiendo 1,90 metros de altura. Para el maratón lleva entrenando desde junio, con un descanso ‘obligado’ de 15 días por una carga muscular.

En Nueva York su objetivo es mejorar la marca de Berlín, rodando a una media de entre 4min/km y 4:05min/km, haciendo la primera media maratón más despacio que la segunda. Saldrá en la primera oleada, desde el cajón C.

Miguel Ferrer

Para Miguel Ferrer la del próximo domingo será su decimocuarta maratón. Repetirá Nueva York (la única que ha hecho fuera de España) “porque me flipó y porque me gustaría subir a los podios en Master 40 y europeo” explica Ferrer. Miguel Ferrer ya fue en 2016 primer español en cruzar la meta en Nueva York.

Miguel saldrá con la sub élite. Serán 100 atletas sub élite los que saldrán justo detrás de los 39 élites. Para salir en esta posición, Miguel debió acreditar una marca durante este último año en medio maratón de 1h09 o 2h25 en maratón. Miguel acreditó el 1h08 que hizo en Barcelona. Este selecto grupo de corredores serán recogidos en un autobús a las 6:15 de la mañana que les llevará a la pista cubierta de atletismo Ocean Breeze en Staten Island, donde podrán calentar, comer y protegerse de las inclemencias climatológicas que pudiera haber. De allí, serán trasladados al lugar de la salida 20 minutos antes del comienzo de la carrera que será a las 9:40. “Esto es un lujo, después de haber estado hace 3 años helado de frío tres horas antes de la salida esperando.” Además, a la llegada en meta, tendrán unas carpas exclusivas para ellos donde habrá masajistas y un lugar para recuperarse.

Su objetivo en Nueva York es bajar de 2h25, rondando las 2h22, intentando pasar la primera media maratón en 1h10, teniendo en cuenta que el perfil de la segunda media maratón es mucho más exigente “el maratón de Nueva York es muy duro. Esos tiempos equivaldrían a bajar de 2h20 en cualquier otro maratón” explica Ferrer.

“En Nueva York hay que pasar la primera media maratón cómodo porque la segunda parte es la más dura por las cuestas que hay. Hace tres años llegué muy mal al puente Pulaski, que es justo el kilómetro 21 y lo pasé fatal en los siguientes 21 kilómetros. Este año quiero llegar a ese puente cómodo y a partir de ese momento darlo todo.”

Miguel Ferrer continúa entrenando por su cuenta, sin entrenador. Comenzó el entrenamiento específico en julio. “Me encuentro mejor que nunca. En el Maratón de Logroño me encontré muy fuerte y no lo quise dar todo porque para mí el objetivo era Nueva York. A Bilbao llegué después de Logroño y con la tralla de kilómetros de los entrenamientos y gané el 10K con 30:52, una marca que nunca había hecho.”

Diego Ferrer

Diego Ferrer compite casi a la sombra de su hermano pequeño. Diego ha practicado deporte toda su vida, siendo campeón de España de esquí cuando fue joven y repitiendo la hazaña en 2014 como Máster. Como su hermano Miguel, será la segunda vez que correrá en Nueva York.

Su objetivo será hacer 2h45, rebajando la marca que hizo en 2016 de 2h53. “Esta año es la vez que menos tiempo he tenido para entrenar un maratón, pero es cuando el organismo mejor ha respondido a los entrenamientos”.

Diego Ferrer en el Campeonato de España de esquí en 2014

Antonio Postigo

Antonio Postigo fue uno de los primeros españoles que corrió el maratón de Nueva York. En 1978 Josep Maria Antentas, vicepresidente por aquel entonces de la Federación Española de Atletismo, le habló de un maratón que se estaba haciendo en Nueva York “¡que es la hostia!” cuenta Postigo. En aquella época el maratón de Nueva York no era muy conocido fuera de Estados Unidos. Ese año acudieron a Nueva York una selección de atletas catalanes y madrileños, a los que se les unió Josep Maria Antentas, Antonio Postigo y Matilde Gómez, que fue la primera española en participar en el maratón de Nueva York. Postigo cruzó la meta con un tiempo de 3h11:13. En esa edición corrieron 8.549 corredores, en la última edición de 2018 lo hicieron más de 53.000. A Postigo el viaje le costó 35.000 pesetas y el dorsal no llegó a 20 dólares (hoy cuesta $225 para residentes en EE.UU y $338 para extranjeros).

“La vez que mejor he corrido en Nueva York -y es un consejo que le doy a todos los que van a Nueva York- fue imitando lo que hacían los keniatas. Yo me informé a través de José Luis González, que iba a los Meetings de Nueva York con los keniatas, que se iban a la cama a las 3 de la tarde y se levantaban a las 3 de la mañana a correr. Lo que hacían era aclimatarse al horario. Yo ese año llegué a Nueva York el sábado, cené a las 3 de la tarde, me fui a la cama y a las 4 de la mañana me levantarme para correr el maratón. Hice mi mejor marca en Nueva York con 2h28:53.”

Otro consejo para correr en la Gran Manzana “en Nueva Nueva York hay que salir despacio, si sales rápido lo pagas. Es un circuito muy duro, con 5 puentes que hay que subir y los 5 últimos kilómetros cuesta arriba”.

La dureza es compensada por la animación “Es brutal. Una vez fui a Nueva York a correr con Alfonso Álvarez Valera (5 veces vencedor de la Behobia) al que entrené y al llegar a Central Park se intentó retirar y el público no le dejaba. Antonio, que no me dejan retirarme, me decía, pues empújales, le respondí. Son muy apasionados.” recuerda entre risas.

Según Postigo para entrenar un maratón “hay que hacer entrenamientos largos a ritmos lentos. Y estamos haciendo justo al revés. Yo entreno a un grupo al que me he cansado de decirles que vayan más despacio hasta que se han acabado de dar cuenta con la experiencia que entrenando más despacio se consigue acabar más rápido. Yo recomiendo hacer un entrenamiento específico para maratón que no dure más de 40 días (siempre que haya una base como corredor), en los que incluya un par de días a la semana salir a correr durante 3 horas a un ritmo de un minuto por kilómetro más lento que el previsto en la carrera. En maratón no tengo ninguna duda: hay que hacer kilómetros, las series no hacen falta. Mis atletas y yo hemos llegado a hacer 200 kilómetros a la semana.”

Las zapatillas

En cuanto a la polémica de las zapatillas, Postigo es muy claro “la IAAF ha metido la pata autorizando esas zapatillas (se refiere a las Vaporfly). Hay que confiar en el entreno y en la capacidad del atleta, no en el material. No se gana un 4% en velocidad como anuncia el fabricante, aquí el único que gana es la marca. ¿Qué mensaje queremos dar a los niños: Que para correr necesitan esas zapatillas? Es una aberración. “

Estas serán las zapatillas con las que correrán en Nueva York estos tres corredores logroñeses. Jesús Fernández lo hará con las New Balance 1400 V6 “fue con las que corrí en Berlín y estoy muy contento con ellas”.

Miguel Ferrer todavía no ha decidido con qué zapatillas correrá. Optará por elegir entre las Nike Flex o las Flyknit. Sus entrenamientos las hace con las Nike Pegasus Turbo.

Diego Ferrer correrá con las Vaporfly de Nike, aunque todos sus entrenamientos los ha hecho con las Ultraboost de Adidas.

2 comentarios en “Los corredores riojanos se unirán el próximo domingo a la fiesta del maratón de Nueva York

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.