¿Tiempo real o tiempo oficial, cuál ‘cuenta’ en una carrera?

Como ya informamos, el pasado sábado la atleta Paula Sanz volvía a batir el récord de La Rioja de 10km en ruta en Laredo, un récord que lo ha conseguido tres veces consecutivas en esta misma prueba cántabra desde 2017.

La calagurritana cruzaba la meta de Laredo con un tiempo neto o real de 34’58”, siendo la primera atleta riojana de la historia que baja de la barrera de los 35 minutos en 10 kilómetros en ruta. Sin embargo, esta marca no es la que figura en su ranking de atleta, ni en el récord, es el tiempo oficial que Paula Sanz registró en la carrera que fue 35’09”, once segundos más.

La logroñesa Marta Castroviejo también mejoraba en Laredo la anterior marca de Paula Sanz registrada en 2018. Castroviejo marcaba en Laredo un tiempo neto de 35’05”, pero el tiempo oficial la sitúa a tan solo un segundo de Sanz, con 35’10’”.

Pero ¿qué es el tiempo real o neto y el tiempo oficial? Y los más importante ¿cuál es el que cuenta? Para aclarar las dudas, hemos hablado con Alberto Pavía, Juez Árbitro Nacional de Atletismo y presidente del Comité de Jueces de Atletismo de La Rioja.

El tiempo oficial es el que transcurre entre el disparo de salida de la carrera y el paso por meta. El tiempo real se calcula desde que el atleta pasa por el arco de salida hasta que cruza la meta” nos aclara Pavía.

Esto significa que el registro del tiempo oficial comienza a contar desde el mismo momento en el que se da el inicio a la carrera, independientemente de lo alejado que el corredor esté de la línea de salida y lo que le cueste atravesarla. Por el contrario, el tiempo real o neto comienza a contar desde el momento en el que el corredor atraviesa la línea de salida, y solo se puede calcular cuando los corredores están cronometrados por chip.

Una vez entendidas las diferencias entre tiempo real y oficial, ¿cuál de los dos se toma en cuenta?

El reglamento es muy claro en este sentido: el tiempo que se tiene en cuenta es el que se registra desde que se da el pistoletazo de salida -esté el atleta donde esté- hasta que cruce la meta” explica Pavía.

Es decir, es el tiempo oficial el que determinará la clasificación de una carrera y el que figurará en el ranking del atleta. El manual de organización de carreras en ruta, publicado por la Real Federación Española de Atletismo, matiza además que “También es útil para los participantes conocer el tiempo neto (que es el que transcurre entre que el participante cruza la línea de salida y la de meta). Este tiempo tiene valor únicamente oficioso y nunca debe considerarse oficial ni la clasificación de atletas ordenarse por el tiempo neto.”

Esta norma puede resultar injusta para corredores que disputan carreras donde el número de participantes es alto, y el paso por la línea de salida no es todo lo rápido que se pretende debido a la aglomeración.

Al término de la carrera en Laredo, Paula Sanz nos comentaba “Me da rabia que habiendo hecho las dos (Marta Castroviejo y ella) menos tiempo no se haga visible. Si llevas chip y no sales a la vez que el pistoletazo no entiendo que solo cuente el otro, pero bueno habrá que fastidiarse”.

En concreto, con respecto a la salida de la carrera de Laredo, Paula nos dijo “La verdad que la salida en Laredo es un caos. Deberían dar salidas por cajones diferenciados en tiempo y coger la marca del chip, que para eso lo llevamos. Así evitarían aglomeraciones, pero parece que no se dan cuenta. Además, hubo alguna caída delante y tuvimos que frenarnos todos”.

Para hacernos una idea, en el caso de Laredo llegó a registrarse una diferencia entre el tiempo oficial y el real de hasta un 1 minuto y medio. El caso de Laredo no es un hecho puntual o anecdótico, es algo que sucede en todas las carreras en las que el número de participantes es elevado.

Preguntado al juez Pavía si esta norma le parece justa, nos reconoce “Bueno… es una faena… Por eso yo siempre les digo a los corredores más rápidos que se pongan lo más adelante posible en la línea de salida, pero a veces es muy difícil”.

Acerca de un posible cambio en la reglamentación en este sentido, aprovechando la tecnología actual, Pavía lo tiene muy claro “No, no, es muy difícil. Olvídate”. Para paliar este problema en lo posible se toman algunas medidas, aunque el juez riojano tampoco es muy optimista con los resultados “En el informe técnico de la carrera se pregunta si la línea de salida es lo suficientemente amplia para el número de participantes. Hombre… nunca es suficientemente amplia, porque lo lógico es que todos los participantes estuviesen justo en la línea de salida, pero eso es imposible”.

La solución de distribuir a los corredores en cajones en función de la marca prevista por cada uno en carrera, tampoco resulta efectiva si algunos corredores ‘acreditan’ marcas irreales para situarse lo más cerca posible de la línea de salida. Esta mala práctica de ciertos corredores no hace más que entorpecer al resto de participantes e incluso provocar situaciones potencialmente peligrosas.

Arañar unos segundos al cronómetro en una carrera supone un gran esfuerzo para todo atleta pero es un trabajo que, como hemos visto, no siempre se ve reflejado en los puestos de clasificación de una carrera o en el ranking de un atleta federado. Todo dependerá de lo cerca que estemos de la línea de salida en el momento del pistoletazo de inicio de carrera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.